Tecnología

El científico que se dispara a si mismo para demostrar cómo funciona la física

Andreas Wahl es un científico que ha demostrado lo que pasa cuando que pasa cuando disparas en el agua... disparándose a si mismo.

28 enero, 2016 21:23

Noticias relacionadas

Con este profesor si que aprenderíamos todos. Un científico ha realizado un experimento en el que demuestra que pasa cuando se dispara en el agua.

Las materias de ciencias tienen fama de ser pesadas, aburridas y poco conectadas con “el mundo real”, o al menos esas son las excusas que algunos hemos puesto cuando nos han llegado las notas de los exámenes.

Pero la verdad es que todo lo que aprendemos tiene una aplicación, y se puede explicar de manera práctica. Claro, que puede ser algo complicado explicar la dinámica de fluidos o la fuerza centrífuga en el aula.

Que pasa cuando disparas en el agua

Pero eso no es un problema para el físico Andreas Wahl, que tiene un programa de televisión llamado “La vida en juego” en el canal noruego NRK Viten en el que divulga nociones básicas de física de una manera inigualable.

ciencia practica 1

ciencia practica 1

Pongamos como ejemplo su última demostración, en la que se pega un tiro. Así, tal cual, se apunta un rifle al cuerpo a menos de tres metros de distancia, y acciona el mecanismo. Y lo mejor de todo es que vive para contarlo. ¿Cómo lo ha conseguido?

Como veis en el vídeo, la clave está en que este suicidio fallido ha tenido lugar en una piscina. Seguro que has visto muchas películas de acción en las que el protagonista huye de las balas de un pelotón de enemigos tirándose a un río cercano, y seguro que has criticado al guionista porque es imposible que se hubiese salvado.

Lo que Wahl demuestra con su experimento es que tenemos que replantearnos seriamente la diferencia entre el aire y el agua. El agua es mas densa porque sus moléculas están más cercanas las unas a las otras, y eso aumenta la resistencia y por tanto la fuerza necesaria para que un objeto la atraviese, en este caso la bala.

Por supuesto, el resultado depende del calibre y de la potencia del arma en cuestión, y desde luego nunca deberíamos intentar lo mismo en nuestra piscina. Este experimento ha tenido éxito porque ha sido calculado al más mínimo detalle, desde la distancia de seguridad hasta el arma usada.

Cuando tu cuerpo es el objeto de estudio

No es la primera ocasión en la que Wahl pone su vida en peligro en nombre de la divulgación científica. En un programa anterior demostró la ley de movimiento circular, y cómo objetos con una fuerza centrípeta aceleran más conforme se acercan al punto central.

Wahl podría perfectamente haber creado un pequeño experimento en una mesa para demostrarlo, pero en vez de eso prefirió tirarse a varios metros de altura para crear la fuerza necesaria para que el peso diese vueltas sobre el punto central y se pudiese grabar esta aceleración. Un peso que, por cierto, está a punto de impactarle cuando cae, de manera calculada, por supuesto.

Demostrando que la ciencia es divertida

Y no es el único divulgador que usa métodos semejantes. El holandés Walter Lewin es probablemente el profesor de física más querido del mundo gracias a los experimentos en los que pone en peligro su propio cuerpo, ya sea colgándose del techo o soltando una bola de metal y dejando que vuelva como un péndulo a pocos centímetros de su cara.

¿Se dormirían menos alumnos en clase si todos los profesores fuesen así?