vendajesdelfuturo1

vendajesdelfuturo1

Tecnología

Vendajes con sensores para liberar medicación justo cuando se necesita

Los vendajes del futuro están hechos de hidrogel e integran sensores biométricos, descubre cómo funcionan.

Noticias relacionadas

Los vendajes del futuro están hechos de hidrogel e integran sensores biométricos, descubre cómo funcionan.

Se podría decir que los hidrogeles son a la medicina lo que el grafeno es a la tecnología. Cada vez más avances médicos se basan en la utilización de hidrogeles, polímeros afines al agua, blandos, elásticos y perfectamente compatibles con nuestro organismo.

Un material tan resistente y versátil que puede soportar grandes ángulos de flexión recuperando su forma, mientras mantiene sus propiedades. Tanto es así, que ha sido el material elegido para la implementación de parches de ibuprofeno para aliviar el dolor. Pero, ¿y si ahora integramos sensores biométricos?

Tratamiento automático dónde y cuándo se necesita

Los vendajes del futuro no solo necesitan adaptarse al máximo a las cualidades de nuestra piel, también deberían estar atentos a los cambios en nuestro organismo y satisfacer ciertas necesidades del mismo en tiempo real. Al menos esa es la visión que tienen científicos como Xuanhe Zhao y su equipo del MIT, quienes han desarrollado un hidrogel con capacidad para integrar cables, chips, luces LED e incluso sensores de temperatura.

Presentado como el vendaje del futuro, científicos del MIT han conseguido un sistema de hidrogel mediante el cual monitorizar los cambios de temperatura del cuerpo, para controlar factores como la administración de determinados medicamentos en tiempo real y de forma desatendida. Aunque también integra luces LED encargadas de avisar al paciente cuando escasean las reservas de alguna sustancia administrada en concreto.

Este hidrogel, combinado con otros polímeros flexibles, hacen de este vendaje un material flexible y suave al tacto, mientras mantiene la capacidad de fijarse tanto a tejido humano, como al silicio, cristal, cerámica e incluso titanio (utilizado en prótesis). Todo ello mientras protege la integridad de componentes electrónicos. Esta innovación tendría grandes aplicaciones en medicina interna y externa, tales como la creación de implantes de monitorización inocuos para el organismo, que podrían suministrar la medicación pertinente de manera automática en el momento en el que esta sea requerida.

Vía | Digital Trends