Tecnología

Implantar neuronas en el cerebro ¿ficción o realidad?

Noticias relacionadas

Por primera vez  se han conseguido injertar neuronas procedentes de células capilares en el cerebro de ratones de forma estable. Seis meses después de la implantación, las neuronas seguían integradas y funcionaban perfectamente en el cerebro. Esta exitosa, ademas de estable, implantación en el cerebro de neuronas aumenta la esperanza para futuras terapias que podrían ayudar a a reemplazar las neuronas enfermas ayudando así a tratar enfermedades neurodegenerativas, como el Parkinson o el Alzheimer.

El trasplante neuronal ya es una realidad

El grupo de investigadores liderados por el profesor Jens Schwamborn y el profesor Kathrin Hemmer del Luxembourg Centre for Systems Biomedicine (LCSB) está  trabajando continuamente en la creación de una terapia de generación de células que puedan desembocar en un tratamiento para enfermedades neurodegenerativas.  Las neuronas enfermas y muertas en el cerebro pueden ser reemplazadas por células nuevas. Esto podría traer una cura real a distintos trastornos, como la enfermedad del Parkinson.

El camino hacia el éxito de la terapia en los seres humanos, sin embargo, es largo.

“El éxito en la terapia humana todavía se encuentran muy lejos, pero estoy seguro de que se conseguiran exitosas terapias de reemplazo celular en el futuro. Nuestros resultados han dado un paso más en esta dirección “, declara el profesor investigador de células madre Schwamborn, que dirige un grupo de 15 científicos del LCSB.

Resultados prometedores

En sus últimas pruebas, este grupo de investigación, junto a otros cientificos del Max Planck Institute, University Hospital Münster y la University of Bielefeld, lograron crear tejido nervioso estable en el cerebro con neuronas que habían sido reprogramadas a partir de células de la piel.  Los ratones tratados no mostraron efectos secundarios adversos incluso seis meses después de la implantación en las regiones del hipocampo y de la corteza del cerebro. De hecho, fue todo lo contrario: Las neuronas implantadas estaban plenamente integradas en la compleja red del cerebro, como si siempre hubiesen estado allí.

Las pruebas demuestran que los científicos están adquiriendo continuamente una mejor comprensión sobre el tratamiento y conservación de este tipo de células con el fin de sustituir con éxito el tejido dañado o muerto.

“Estamos trabajando sobre la base de los conocimientos actuales buscando específicamente los tipos de neuronas que mueren en el cerebro de los pacientes de Parkinson – es decir, las neuronas productoras de dopamina”, informa Schwamborn.

En el futuro, las neuronas implantadas podrían producir la dopamina directamente en el cerebro del paciente y transportarlo a los sitios apropiados. Esto podría significar el hallazgo de una cura real para el Parkinson, como ha sido imposible hasta ahora. Los primeros ensayos en ratones están en curso en los laboratorios LCSB en el campus universitario Belval.

Fuente: ScienceDaily