En España se están popularizando cada vez más los dispositivos portátiles capaces de medir distintas partes de nuestra salud, especialmente las frecuencias cardíacas o respiratorias. Todos con sensores especializados para realizar una métrica lo más precisa posible. Google quiere hacerlo todo más fácil con Google Fit, su aplicación de salud.

Noticias relacionadas

Google añadirá una función a su aplicación que permitirá realizar medidas de frecuencia cardíaca y respiratoria usando la cámara de nuestro smartphone, según podemos leer en Engadget. Medidas ni de lejos tan precisas como se conseguirían mediante un dispositivo especializado, pero suficientes para realizar alguna que otra estimación.

Las funciones se estrenarán en la aplicación dentro de un mes y como era de esperar, primero se lanzarán para los teléfonos propietarios de Google, los Google Pixel, en cuyo caso la actualización tardará unas pocas semanas. 

Google Fit mejorará

Google Fit Google Omicrono

Esta actualización tiene un propósito claro: conseguir mediciones aproximadas sin necesitar un dispositivo que cuente con los sensores necesarios, como un smartwatch o un wearable. No obstante, esto tiene una contrapartida; no podemos usar estas mediciones como datos médicos concisos, sino como meras características pensadas para la salud del día a día y el bienestar.

El funcionamiento es sencillo. La aplicación se vale de la cámara del smartphone, varios de sus sensores y la famosa inteligencia artificial de Google. La cámara recoge los datos que necesita, un algoritmo los procesa y nos da una medición aproximada. Para medir la frecuencia cardíaca, la cámara tendrá que enfocar a la yema de nuestro dedo, detectando latidos.

La cámara recoge los latidos y con el color óptico de la sangre, la aplicación puede reconocer cambios en su volumen. Si por el contrario queremos realizar una medición respiratoria, la cámara frontal tendrá que enfocar nuestra cabeza y pecho, y se registrará el ascenso y el descenso de nuestro pecho debido a la respiración para realizar la métrica.

Ambos sistemas tienen margen de error y, repetimos, se deben considerar las mediciones resultantes como datos de bienestar y no datos médicos. El sistema de medición cardíaca tiene un margen de error, según Google, del 2% y el de respiración de una respiración por minuto. A esto se le suma el factor humano, que puede aumentar el margen de error.

Si por el contrario queremos una medición mucho más concienzuda o en su defecto más precisa, tendremos que seguir recurriendo a wearables smartwatches que tengan los sensores específicos para ello.

También te puede interesar...