La tecnología xCloud llegó oficialmente a España el pasado septiembre con la actualización de Xbox Game Pass para Android; una app que ahora permite jugar a títulos de Xbox en cualquier dispositivo.

Noticias relacionadas

Si tenemos un móvil o una tablet con Android, podemos jugar gracias al poder de la nube; lamentablemente, por el momento no está en iOS, aunque Microsoft está trabajando en una solución para iPhone y iPad.

Al menos, mientras tanto podemos jugar en nuestros dispositivos Android; y sí, eso significa que toda una variedad de dispositivos, no solo móviles o tablets, son compatibles con la app.

Jugar en el frigorífico

Por ejemplo, frigoríficos inteligentes. Es lo que ha descubierto Richard Mallard en Instagram, después de instalar Xbox Game Pass en su frigorífico Samsung y conseguir jugar sin mayores problemas a juegos como Doom Eternal.

Algunos frigoríficos de Samsung ejecutan una versión de Android, especialmente si tienen una pantalla integrada; normalmente, sólo es posible usar las aplicaciones preinstaladas, ya sea para buscar nuevas recetas, para hacer la lista de la compra, o para controlar otros electrodomésticos de Samsung.

Sin embargo, sigue siendo Android, y por lo tanto debería ser capaz de ejecutar cualquier app diseñada para el sistema; aunque para conseguirlo, es necesario saltarse la seguridad del frigorífico y cargar la app de un medio externo, algo que no es recomendable para el usuario medio. La posibilidad de cambiar algo que no deberíamos, o incluso de instalar malware en nuestro frigorífico es real.

Xbox en el "frigo"

Richard Mallard decidió intentarlo, y lo consiguió. Para empezar, la app se ejecuta en vertical, algo que no daba muchas esperanzas inicialmente; sin embargo, en cuanto se ejecuta un juego este se muestra en horizontal.

Como resultado, es perfectamente posible usar el frigorífico como consola de videojuegos, como se demuestra en un corto vídeo ejecutando Doom Eternal, uno de los últimos añadidos a Xbox Game Pass después de la compra de Bethesda por parte de Microsoft.

Mallard afirma que esto va más allá de una broma o un "meme", demostrando que la experiencia es tan buena como con una tablet. Por lo tanto, sí, es posible usar el frigorífico para jugar a videojuegos en la cocina; es algo que no nos hubiéramos imaginado hace años, y todo gracias al poder de la nube de Microsoft.

También demuestra cómo han avanzado los electrodomésticos modernos, ganando en complejidad en muy poco tiempo gracias al Internet de las Cosas y la mayor potencia que podemos obtener de chips pequeños y baratos.