El aislamiento por cuarentena debido al coronavirus está consiguiendo que el teletrabajo y las apps relacionadas con él estén sufriendo un aumento sin precedentes en su uso. Pero no sólo las apps organizativas y dedicadas al entorno profesional están viviendo una edad de oro: apps para comunicarnos con nuestros seres queridos también tienen su lugar en esta crisis.

Noticias relacionadas

En especial Houseparty, la app que sin duda está arrasando en las principales plataformas móviles. Es la app más descargada para iPhone y actualmente ocupa el 5º lugar en las descargas de Google Play Store, claramente por la crisis del coronavirus y el estado de alerta.

Te enseñamos cómo usar Houseparty, para comunicarte con tus amigos y familiares de forma remota. Es una buena alternativa a apps más especializadas en entornos laborales, como Skype, Google Classroom, Microsoft Teams o Slack.

Houseparty: la videollamada al extremo

Houseparty no es una app nueva ni mucho menos: pertenece a Epic Games, la desarrolladora de Fortnite y lleva disponible desde hace años. Ahora, con la crisis del coronavirus la app está logrando un protagonismo sin precedentes. Su concepto, tal y como se intuye de su nombre, permite hacer videollamadas en grupo con mejoras importantes.

Así es la interfaz para registrarnos. Manuel Fernández

¿En qué se diferencia esta app de otras como Skype o WhatsApp? Que esta permite hacer más cosas en mitad de la videollamada. Es decir, podemos crear estancias para que se sumen otros usuarios y así tener una videollamada grupal. En estas salas el administrador podrá crear juegos y actividades para poder entrener al personal.

Interfaz principal de Houseparty. Manuel Fernández

Lo bueno de Houseparty es que es bastante fácil de usar. Una vez nos hayamos registrado, simplemente tendremos que seguir los botones de la interfaz. De primeras, la cámara está activada en todo momento para que nos podamos ver incluso mientras usamos la interfaz y con una serie de pasos sencillos podremos movernos por ella. Con el botón + podremos añadir nuevos amigos, invitar a los que tengamos y crear las salas.

Desde la botonera inferior podremos controlar todo lo que ocurre con la app. Silenciar el micrófono, cambiar de cámaras (de la delantera a la trasera), silenciar el micrófono o incluso apagar la cámara. También podremos gestionar nuestras salas, pudiendo salir de ellas o crearlas sin problema.

La clave está en sus juegos Manuel Fernández

Desde los dados de la esquina derecha superior podremos acceder a los juegos. Es aquí donde vemos el potencial de Houseparty, ya que estos juegos no son sólo conocidos, sino que son accesibles y fáciles de jugar por todos, incluso por gente mayor. Dispondremos de Pictionary, Quién es Quién, Trivial y Chips and Guac, este último siendo un juego de asociación de palabras.

Algunos juegos tienen, a su vez, compras inapp para desbloquear cosas, como personajes o temas. Por ejemplo, en Heads Up! (el Quién es quién) tendremos a nuestra disposición multitud de skins, incluso de Juego de Tronos. Obviamente estas cuestan dinero, por lo que tienes que tenerlo en cuenta.

Pero, ¿es segura?

La seguridad es importante en Houseparty. Manuel Fernández

Tendremos un usuario, una contraseña y un correo asociados a nuestra cuenta de Houseparty. Se nos pedirá conexión con Facebook y un número de teléfono, pero se pueden saltar. De hecho, podemos permitirle a la app que registre nuestros contactos para ver si estos tienen la app instalada y mandarles un link de nuestro perfil. 

Las videollamadas y salas son privadas, pero por defecto permite que los invitados dentro de estas inviten, a su vez, a otras personas. Es posible bloquear esta opción evitando que entre gente a una sala por parte de no invitados, pero siempre seremos advertidos de todo lo que pasa. Aparte, necesitaremos la confirmación de todas las personas implicadas para iniciar la videollamada.

Houseparty es prácticamente un 'plug and play' Manuel Fernández

El éxito de Houseparty se puede discernir por varios detalles. El primero es que es prácticamente un 'plug and play'; es simplemente instalarla, seguir unos sencillos pasos y en menos de 5 minutos ya estás chateando con tus amigos. Otras apps como Skype o apps organizativas como Teams pecan de esto, ya que son menos accesibles, al menos de inicio.

Precisamente otro de sus pilares es su sencillez; esta app está destinada a funcionar entre familias y no empresas, por lo que es ideal para que sirva como herramienta de comunicación privada y no tanto como una app para hablar con tu clase o equipo de trabajo. Además, es gratuita, un 'must' para afianzarse en el éxito.