El pasado lunes los centros educativos de la Comunidad de Madrid se vieron cerrados de forma temporal por las medidas ante el coronavirus. Diferentes casos de infección provocaron que la Comunidad decretara el cierre de los colegios de forma temporal, justo en un momento en el que el teletrabajo está cada vez más en la palestra. ¿La solución? Las clases online.

Noticias relacionadas

Si bien los jóvenes no han tenido que asistir a clase, sí lo han tenido que hacer los docentes y el personal de la administración, junto a los servicios del sistema de educación. Así se busca que los alumnos puedan continuar sus cursos online usando plataformas de la Administración o soluciones de terceros. El reto ahora es conseguir que las clases online sea nfructíferas.

Dado que existen dudas sobre la calidad del sistema educativo a distancia, queda por ver cuáles son las soluciones ante tal problema. Estas son algunas de las herramientas que Madrid debería usar para afrontar el cierre de los colegios.

Microsoft Teams

Microsoft Teams

La primera alternativa es Teams, la app de organización colaborativa de Microsoft. Una solución más propia de empresas que de centros educativos, pero tiene todos los elementos perfectos para resolver conflictos a nivel de organización tan propios de un sistema educativo. Como es de esperar, los profesores se podrían comunicar con los alumnos mediante esta app usando un smartphone o un PC, y la misma Microsoft ha ofrecido al sistema educativo español esta alternativa.

Salas de chat divididas, fuentes de noticias, áreas de trabajo... la mejor baza de Teams es su capacidad para gestionar y ejecutar documentos dentro de la misma aplicación, lo que evita tener que depender de servicios de terceros. Además está completamente cifrada, un plus de seguridad que más de un estudiante agradecerá.

Slack

Logo de Slack @scottwebb en Unspalsh

Una buena alternativa a Teams (que va ligada al ecosistema de apps Office) es Slack, otra app que también está pensada para entornos con equipos de teletrabajo. Los chats están organizados por temas y tiene grupos, salas y mensajes privados, aunque su principal ventaja frente a Teams es que integra multitud de servicios de terceros para que la usabilidad sea excepcional.

Su concepto multiplataforma también es muy bueno para usos educativos; tiene app para los principales sistemas operativos, incluso móviles. Sí, tiene app para Apple Watch, y se puede usar tanto en Windows como en Mac. Ya que muchos de los centros educativos españoles hacen uso del ecosistema de apps de Google Slack se convertiría en una opción ideal, gracias a que está totalmente integrado con ellos.

Hangouts

Hangouts

Google perdió la batalla de las apps de mensajería... 2 veces. Con Google Allo y anteriormente con Google Hangouts, la que intentó ser una alternativa a WhatsApp. No lo consiguió, y finalmente la app murió quedándose en su propio entorno: el empresarial. Porque sí, irónicamente, Hangouts sí era un gran entorno para empresas, lugar en el que se ha quedado.

Una de las mejores características de Hangouts son sus llamadas. Son claras y permiten multitud de usuarios, ya sea desde dispositivos móviles o desde sistemas de escritorio. Quizás no es la más completa de la lista, ya que adolece de algunas carencias; es un chat de equipo prácticamente pelado, pero con algunas características clave.

Tiene integración con los servicios de Google (Gmail, Google Drive, etcétera), chatear con usuarios externos a la G Suite y soporte para bots para establecer recordatorios, reuniones, etcétera. De hecho, no es ni necesario descargarlo; se puede usar desde la misma bandeja de correo electrónico de Gmail.

Skype

Skype. Tirza van Dijk Unsplash

Sí, Skype tiene pocas funciones colaborativas. Y sí, Skype se basa más en llamadas VoIP que en chats organizados. Si la hemos metido en nuestra lista es porque sus llamadas, además de ser buenas, son la base de la experiencia y son tremendamente accesibles. No todo el mundo tiene un smartphone y un ordenador decentes o quiere meterse en líos con apps colaborativas; las llamadas de Skype pueden ser más que suficientes.

Además de chats podremos integrar Skype con otros servicios de Microsoft, y las apps están presentes en todos los sistemas, por lo que cualquiera con un sistema mínimamente modesto puede acceder a esta app. Es, por otra parte, muy sencilla de usar incluso para los usuarios más novicios.

El reto, sin embargo, es el mismo concepto de educación online. La misma asociación de directores de secundaria de la Comunidad de Madrid ya ha asegurado que se está proponiendo un método de trabajo online provisto por la misma Comunidad, pero está en fase de pruebas y además los centros no están adaptados para esto.

Dificultades en el camino

"Educamadrid", que será el nombre de la misma, permitirá a los alumnos el acceder ae lla mediante correo electrónico y acceder a información provista por el mismo profesor, además de recibir respuestas a sus dudas. Un buen concepto que todavía está muy verde. Otro de los retos es que una app individual puede ser muy cerrada o caer en el olvido ante propuestas más extendidas como Google.

Además, de nuevo, no se puede garantizar que las familias tengan un ordenador o un smartphone capaz de gestionar correctamente esta plataforma, a diferencia de otras alternativas como las de Google que están directamente afianzadas en el panorama tecnológico actual.