gato inteligencia artificial 2

gato inteligencia artificial 2

Software

El gato de este ingeniero de Amazon traía animales muertos a casa, así que se montó una puerta con IA

Un ingeniero de Amazon ha creado una puerta inteligente para gatos, que evita que entren con presas que hayan cazado fuera de casa.

Noticias relacionadas

Tras el adorable aspecto de un gatito hay todo un cazador; en sus genes aún se encuentran los instintos que sus antecesores tenían antes de que los humanos nos desviviésemos por su bienestar. Puede que no les falte la comida, pero aún así siguen intentando cazar; y lo peor es que pueden traer la presa a casa, a modo de “regalo” para los humanos. Es el problema que tenía Ben Hamm, ingeniero de Amazon, que harto de encontrarse ratones y otros animales muertos en casa decidió inventarse un método para evitarlo.

Pero claro, estamos hablando de un ingeniero, así que su solución es tan chula como excesivamente complicada. Se trata de una puerta controlada por Inteligencia Artificial, capaz de saber si el gato trae una presa entre los dientes o si viene solo. En caso de que el gato traiga algún ratón o pajarito, la puerta se negará a abrirse, lo que como mínimo puede enseñar una lección al felino.

Una puerta inteligente para gatos

Para esta puerta inteligente Hamm ha usado DeepLens, un sistema de cámara con Inteligencia Artificial que usa aprendizaje automático para analizar las imágenes que captura. Aunque inicialmente DeepLens se pensó para negocios, Hamm lo programó para detectar si el gato llevaba algo en la boca cuando se acercaba a la puerta. El sistema fue entrenado por el propio Hamm en base a fotografías de su gato con presas. De esta manera, la cámara es capaz de detectar cuatro estados diferentes: “No hay gato”, “Hay gato pero no se está acercando”, “Hay gato y se está acercando”, y “Gato con presa”.

gato inteligencia artificial 1

gato inteligencia artificial 1

Si se cumple esta última condición, la puerta permanece cerrada durante quince minutos, y Hamm recibe una notificación en su móvil gracias a una placa Arduino. Además, también se hace una donación automática a una sociedad protectora de aves, ya que son las principales víctimas de su minino. Es posible incluso que este sistema ayude a enseñar al gato, aunque es poco probable; después del cuarto de hora, la puerta se abre para no dejar al pobre fuera.

Puede parecer algo excesivo, pero es una demostración de lo que será posible una vez que el coste de acceso a la IA baje.