Glonass-Rayos

Glonass-Rayos

Software

Un rayo impacta en un cohete ruso en pleno despegue... y sigue adelante

Un cohete Soyuz ruso recibe un impacto de un rayo en pleno despegue. Aún con todo, el cohete ha realizado su misión con éxito.

Noticias relacionadas

En el lanzamiento de un cohete, todo puede salir mal. Se realizan cientos de cálculos para las operaciones espaciales y cualquier mínimo error puede llevarnos a catástrofes y desgracias. Si un mínimo fallo puede provocar un desastre, ¿qué podría salir mak si un cohete Soyuz ruso recibe el impacto de un rayo?

Esto mismo ha ocurrido en el lanzamiento de este cohete, que en pleno despegue ha recibido el impacto de un rayo. El momento ha sido captado en fotografía y vídeo, y aunque podría parecer que estamos ante un problema enorme para la misión, no ha sido así; ha completado su cometido con éxito.

Un cohete Soyuz resiste a un rayo en pleno despegue

El cohete Soyuz ha sido lanzado desde el Cosmódromo de Plesetsk el pasado lunes, con el objetivo de lanzar un satélite reemplazo para el sistema de navegación GLONASS. El despegue, que se realizó a las 6:23 UTC, empezó un viaje de 3 horas y media a la órbita de destino con una posterior separación de la nave espacial transportadora. La misión tuvo éxito aún con el incidente que veréis a continuación.

Para evitar contratiempos climáticos, estos lanzamientos se intentan siempre en condiciones climáticas favorables. El clima de esta misión era especialmente malo tal y como cuentan en Nasa Spaceflight y en el despegue del cohete Soyuz un rayo impactó contra el cohete. No sufrió daño alguno y eso que hablamos de la etapa inicial del lanzamiento.

El sistema de navegación GLONASS está atendido por una constelación de satélites llamada Uragan (nombre traducido: huracán). Los satélites espaciales Uragan-M que conforman esa constelación están pensados para 7 años de servicio, y según sea necesario se mandan periódicamente satélites de reemplazo. El programa GLONASS fue iniciado por la Unión Soviética en la década de 1970, cuando el primer satélite llegó a la órbita en el año 1982. Bajo el control del gobierno ruso, la red alcanzó su capacidad operativa inicial en 1993, antes de que entrara en pleno funcionamiento en 1996.

Se está desarrollando una nueva generación de satélites Uragan-K, con dos naves espaciales iniciales en órbita. Se esperan más lanzamientos de Uragan-K el próximo año a través de los cohetes Soyuz y Proton-M, por lo que se esperan más lanzamientos de esta índole. Es sorprendente que la nave no sufriera daños, y para nuestra suerte, pudimos atestiguarlo con el inédito material que podemos disfrutar.