Casi desde que se ha popularizado la impresión doméstica, ha habido pistolas (de verdad, con munición real) en Internet para descargar e imprimir. En España por supuesto son terminantemente ilegales, pues la tenencia de pistolas de por sí ya lo es. Pero en EEUU han estado debatiendo durante años si lo era o no.

Noticias relacionadas

Ahora, por fin, tras años de espera, 3D Defense Distributed, una organización en defensa de las pistolas impresas en 3D, ha ganado la batalla legal y a partir del próximo mes será legal descargar modelos de pistolas impresas en 3D. En 2013, el gobierno norteamericano solicitó al creador de la organización que retirara los modelos de pistolas impresas en 3D del sitio web en el que las había colgado por infringir las protecciones del Reglamento de Tráfico Internacional de Armas.

El modelo de pistola ‘Liberator‘ subido por Wilson, el creador, fue descargado 100 000 veces y se consideró exportación, por lo que no podían distribuirse con acuerdo a la ley. Por lo tanto, la 3D Defense Distributed junto con la Second Amendment Foundation (SAF) logró que el gobierno reconociese distribuir los modelos de pistolas impresas en 3D como ‘libertad de expresión’.

Se podrá distribuir y descargar modelos de pistolas para imprimir en 3D, «es libertad de expresión»

El 1 de agosto Wilson tiene pensado relanzar el sitio DEFCAD desde el que compartió el modelo 3D, por lo que, para entonces, podremos volver a descargar el modelo de pistola para imprimirla en 3D. El problema es que, como es imposible controlar qué imprime cada uno en su casa, cualquiera puede imprimir su propia pistola. Eso sí, le hará falta munición (para lo que necesita una licencia, a no ser que la consiga en el mercado negro).

libertator pistola impresa en 3d piezas

De momento no se ha apelado la decisión, pero podría darse el caso. Lo más importante de todo esto es que esto podría sentar precedente para la justicia de otros países. Es decir, que puede que en un futuro distribuir y descargar modelos de pistolas para imprimir en 3D sea legal (a priori, distribuir el modelo y descargarlo no tendría por qué ser ilegal).

Otro de los problemas de la impresión de pistolas, aparte de que es imposible de controlar (como ya hemos hablado a raíz de una decisión de la Unión Europea), es que estas pistolas, al no tener metales ferromagnéticos, pueden pasar por controles policiales. No pitan en el detector de metales y por el tamaño podrían ser escondidas bajo la ropa, por lo que no sería necesario hacerlas pasar por el escáner (otra cosa ya es pasar la munición).