Si bien en España el verano no deja de ser una estación más, en algunos lugares del mundo más desfavorecidos esta etapa del año puede ser un auténtico infierno. Existen zonas, por ejemplo en África, que sufren de problemas de sequía serios. Abastecer estas zonas es la misión de Enrique Veiga, ingeniero de 82 años que ha inventado una máquina que extrae agua potable del aire.

Noticias relacionadas

Veiga, de origen español, ha fabricado un artefacto con su empresa, Aquaer, que consiste en enfriar el aire hasta su punto de condensación, transformándose en agua, para recolectarla y conseguir agua potable.

Dicha máquina es capaz de generar entre 50 y 75 litros al día, y hablamos de su variante más pequeña. La idea detrás de esta iniciativa, según recoge Reuterses la de abastecer "esos campos de refugiados en los que no hay agua para beber", tal y como explica el propio Veiga.

Un invento español

Enrique Veiga. Jon Nazca Reuters

Este sistema hace uso del efecto que se genera en los aires acondicionados comunes; cuando los aires acondicionados gotean, es porque se está produciendo la condensación del aire debido a la humedad ambiental. El gas se transforma en agua y pasa a las bandejas del aire acondicionado. En este caso, el principio es similar.

Mediante electricidad, las máquinas enfrían el aire del ambiente hasta condensarlo en agua. Las versiones más grandes de estas máquinas producen hasta 5.000 litros de agua en un día, y aunque la condensación depende de la humedad ambiental, la máquina es capaz de trabajar incluso en zonas de baja humedad, como desiertos o poblados áridos.

Enrique Veiga en su empresa. Jon Nazca Reuters

De hecho, pueden funcionar incluso en condiciones increíblemente desfavorables, con humedades que oscilan entre el 10 y el 15%. Además, el funcionamiento de la máquina no se ve repercutido por la temperatura, ya que es capaz de realizar su labor en entornos de hasta 40 grados Celsius. Esto aumenta tremendamente la versatilidad de la máquina, sobre todo en zonas áridas

Preparada para sequías

Veiga, junto a su empresa Aquaer, ha empezado a abastecer comunidades en Namibia en los que el agua para beber es todo un lujo. Para ello, el ingeniero fundó Water Inception, una organización sin ánimo de lucro que llevó a uno de estos campamentos algunas de estas máquinas.

Veiga junto a su máquina. Jon Nazca Reuters

Y es que parte de lo sorprendente del invento de Veiga es que esta máquina fue inventada durante la sequía en el sur de España ocurrida en la década de los 90, para subsistir a dicha época. Por aquellos años, el máximo rendimiento que ofrecían sus invenciones era recoger agua potable con temperaturas de hasta 45 grados y humedades en torno al 8%.

Veiga asegura que su mayor intención con estas máquinas es que estas sean un bien que puedan aprovechar las personas "que tienen que caminar kilómetros para buscar agua o hacer pozos".

También te puede interesar...