En el año 2015, Tesla saltó a la fama en Internet al publicar un vídeo bastante siniestro de una serpiente robótica metalizada que servía para cargar un coche Tesla. Un proyecto que obviamente no ha visto la luz en España (ni en ninguna parte del mundo), pero ya hay quién ha cogido el testigo de Elon Musk y ha hecho lo propio... en su garaje.

Noticias relacionadas

Pat Larson, propietario de un Tesla, ha decidido no esperar a la empresa de Elon Musk y se ha construido todo un robot cargador en su garaje. De hecho, sigue la misma filosofía que el invento que Tesla presentó hace años: un brazo robot que carga el coche cuando este llega al garaje de la casa de Larson.

Tal y como veremos en el vídeo, este no es un robot que sea especialmente impresionante a primera vista. Pero Larson ha sabido otorgar a este robot de las suficientes mejoras como para que no falle, que es lo importante.

Cargar un Tesla con un robot

El propio Larson ha publicado un vídeo en YouTube en el que muestra cómo funciona el brazo robot y además cómo lo ha confeccionado. Larson da detalles sobre el robot, como el hecho de que está construido a medida del garaje, para aumentar la precisión del robot lo máximo posible.

El robot extensible tiene un cargador de Tesla en su 'cabeza'. El dispositivo ha sido fabricado con una Raspberry Pi 4, y el propio aparato tiene una cámara acoplada para que el ordenador conectado al robot sea capaz de procesar dónde está el puerto de carga. De esto también se encargan modelos de aprendizaje automático y visión computerizada, que detectan la luz del puerto de carga del coche y el logotipo de Tesla para alinearse con el puerto y conectarse.

Robot acoplado a la pared. Pat Larson YouTube

Larson aprovecha la API de Tesla que abre automáticamente el puerto de carga para que cuando llegue el coche al garaje, el puerto ya esté abierto y el robot haga el resto. Cuando se enchufa, esta misma API se encarga de gestionar la carga dependiendo de un horario específico, además de comenzar a realizar la propia carga en sí.

Y sí, en el vídeo vemos claramente que el robot, además de no ser especialmente bonito, tarda lo suyo no sólo en moverse, sino en reconocer el puerto de carga. Sin embargo, recordemos que esta es una solución que permite a Larson poner en carga el coche de forma automática una vez este lo deja en el garaje; no hace falta que sea rápido o que sea impresionante.

Robot frente al puerto de carga. Pat Larson YouTube

Sin duda, no es más que un experimento curioso con capacidades funcionales. No obstante, ahorrará a Larson el tedio de tener que enchufar el coche de vez en cuando. Quizás no es algo que vayan a hacer todos los españoles, pero sí que es una demostración de que no siempre tenemos que depender de megacorporaciones para encontrar soluciones tecnológicas a nuestros problemas del día a día.

También te puede interesar...