En el mundo del PC, hay varios tipos de usuarios. Están los que simplemente quieren una estética sencilla, sin demasiadas lucecitas y otros que quieren algo intermedio, a caballo entre lo sobrio y lo moderno. Y luego están los entusiastas, una rara avis en España que se caracteriza por querer tener una estética revolucionaria aplicada a su carísimo hardware.

Noticias relacionadas

Una de las marcas más aplicadas en este aspecto es Corsair, famosa por un paso más allá en el equiamiento gaming de PC. Con el lanzamiento de su nueva serie de cajas 5000 vienen a demostrar que la carcasa que envuelve los componentes de nuestro ordenador no es un componente de menor importancia; todo lo contrario.

Para demostrarlo, hemos probado la tope de línea de la nueva gama de lanzamiento: la Corsair iCUE 5000X RGB (189 euros). La caja perfecta para los entusiastas que quieren revolucionar su ordenador sin sacrificar en utilidades y ventajas para el usuario.

Materiales de construcción premium

Corsair iCUE 5000X RGB.

Como en todo producto, las distintas gamas de precios segmentan los materiales en los que estos estarán construidos. El plástico suele ser uno de los más escogidos en los más baratos, mientras que el metal y el cristal se usan en los más caros. Hablamos de la caja más cara de la línea, y no esperamos menos que materiales de primerísima calidad. Corsair no nos ha defraudado; más bien, todo lo contrario.

Porque si en algo destaca esta caja, es sin duda alguna en sus materiales. Contamos con viejos conocidos, como el metal y el cristal, unidos a unas suaves molduras de plástico de buenísima calidad. La caja, siendo de formato medio, se siente extremadamente robusta, y se nota desde el primer minuto que Corsair ha querido echar el resto en el apartado de la construcción.

Tenemos un completo compendio de puertos.

Toda la caja se siente especialmente bien rematada; el metal está recubierto con una textura algo rugosa al tacto, que le da mayor sensación de robustez. Los armazones de plástico se sienten de muy buena calidad, y el cristal que está muy presente en la caja sencillamente nos ha encantado. Es un cristal caro, de alto calibre y que no se romperá sencillamente con mirarlo.

Porque este es un mal común en las cajas baratas. Sin ir más lejos, un servidor ha presenciado como las cajas de baja categoría de algunos de sus amigos han sucumbido a algún golpe, quedando en el suelo un cristal agrietado e inusable. Accidentalmente hemos comprobado la resistencia del cristal de la iCUE 5000X RGB, y hemos quedado gratamente satisfechos.

El pequeño desperfecto.

Prácticamente todos los cristales de la caja, incluso los superiores, se pueden retirar a placer. En nuestras pruebas, retiramos el panel delantero y este, se nos ha caído accidentalmente y se ha dado un ligero golpe. En otros casos, el cristal habría quedado completamente destruido; en este, simplemente tenemos una pequeña fractura en la parte trasera apenas visible. Prueba fehaciente de que la construcción de la 5000X RGB es impecable.

Corsair apuesta por la accesibilidad en este producto, otro mal también común en otras cajas del mercado. Se deja de tonterías; los dos paneles de cristal de los laterales se pueden retirar sin necesidad de herramientas y se quedan sujetos en los laterales, pudiendo abrirlos levemente sin tener que retirarlos. Se encajan mediante enganches sencillos de usar, y la caja queda perfectamente sellada.

Todos los paneles de cristal de la caja se pueden retirar, lo que ayuda a una mayor accesibilidad al interior de la caja y sobre todo a la limpieza de los cristales. Incluso el cristal superior, que es más estético que funcional, se puede retirar, dejando al descubierto un filtro de polvo magnético. Lo mismo ocurre en la parte frontal.

Retirar los paneles es muy sencillo.

De hecho, esta es sin duda la mayor ventaja de la 5000X RGB: el poder de decisión que da al usuario. El panel de cristal delantero, que alberga los tres ventiladores Corsair SP120 RGB Elite, limita un poco el flujo de aire de la caja, aunque esta cuenta con dos aberturas laterales. Si queremos priorizar el flujo de aire, tan solo tenemos que retirarlo sin por ello perder demasiada estética por el camino.

Ambos laterales tienen cristal.

Esto se aplica prácticamente al extremo. En la parte lateral que normalmente albergaría los cables nos encontramos con una pequeña puerta metálica que esconde todo el tejemaneje de cables que suele quedar expuesto. Una puerta que también guarda a buen recaudo el resto de cables de la fuente de alimentación y oculta todo el lío de cableado en un estético color uniforme con la caja. Además, si queremos, podremos retirarla también. Junto a ella, por cierto, hay un hueco para meter ventiladores y un radiador para refrigeración líquida.

Perdonad el lío de cables.

Un compartimento que por cierto está tremendamente bien organizado. Tenemos muchísimo espacio para gestionar el cableado y canalizarlo a través de distintos lugares; un usuario que quiera tener un cableado de alta calidad verá en la Corsair iCUE 5000X RGB facilidades para realizar esta tediosa tarea.

En lo que respecta a la estética, este es un punto puramente subjetivo. Corsair vende este modelo en dos versiones, blanca y negra. Personalmente creemos que la versión blanca es tremendamente preciosa, ya que combina el gris y el blanco en una conjunción de colores que realza los cristales. Además, detalles como la abertura de aire del lateral de la caja en blanco realzan esta sensación.

La clave está en los detalles

Los ventiladores iluminan muy bien la caja.

No es una caja barata; roza los 200 euros, un coste bastante alto si tenemos en cuenta que este es simplemente el gabinete en el que están guardados los componentes de nuestro PC. Por ende, el usuario espera que al menos la marca lo mime como es debido. Y así lo ha hecho Corsair.

La caja viene en su embalaje repleta de accesorios; una pequeña placa que oculta el hueco de la fuente de alimentación, tornillos extra para añadir accesorios a la caja, facilitar las conexiones de la placa base a través de las aberturas... ¡Incluso nos da toda una plétora de bridas para el manejo del cableado. Pequeños detalles que vienen incluidos que hacen la experiencia mucho más satisfactoria.

Mención especial a los ventiladores incluidos en la parte delantera: los SP120 RGB Elite de Corsair, de gama alta, que además de conseguir un buen flujo de aire en la caja, tienen una iluminación RGB muy consistente que podremos configurar a través de su controlador integrado y el software iCUE de Corsair. Además, tienen un muy buen rendimiento en el apartado del enfriamiento y son capaces de enfriar la caja correctamente.

La estética nos encanta.

Pero no se limita a los accesorios. Prácticamente toda la caja ha sido confeccionada pensando en los detalles. La puerta que esconde el cableado, la abertura de aire para poner ventiladores en la parte lateral, la placa de metal que esconde parte de los cables de la placa base, o el uso de USB-C en la conectividad frontal son solo unos pocos.

Tanto es así que Corsair ha tenido a bien incluir su propia estética en la caja, con motivos amarillos por ejemplo en las conexiones o pequeños logos con ese mismo toque amarillo característico de la marca repartidos por la caja. Las aberturas por las que pasan los cables de la placa base también están muy bien pensados, y el movimiento de los mismos por la caja es natural y fluido.

Una grandísima caja

Por si fuera poco, tenemos un gran espacio para trabajar. Contamos con un tamaño de formato medio, con unas medidas de 520 x 48 x 520 milímetros y con hasta 7 huecos PCI. Admite radiadores para refrigeraciones líquidas de hasta 360 milímetros y ventiladores de hasta 120. Así mismo, tenemos filtros de polvo en la parte frontal, superior, inferior y trasera.

Admite prácticamente todos los tipos de placas base (incluso ETX de 305 x 277 milímetros) e incluye un repetidor PWM para hasta 6 ventiladores. Todo lo que necesitamos y más, con un gran espacio para meter refrigeraciones líquidas y una plétora de ventiladores.

Todos los cristales y paneles de la caja se pueden retirar.

Respecto a temperaturas, estamos gratamente satisfechos. Ganamos unos grados extra si quitamos los paneles de cristal superior y frontal, pero no supone una gran diferencia gracias a las aberturas de los laterales que ayudan a que los cristales no estén totalmente pegados a la caja. En nuestras pruebas, no hemos tenido problemas de sobrecalentamiento o ruido específico

La 5000X RGB no viene sola; Corsair ha lanzado toda una línea de cajas nuevas, cada una centrada en un motivo específico. Además de la iCUE 5000X RGB, Corsair ha lanzado hasta otras dos cajas más, la 5000D como el modelo básico y la 5000D AIRFLOW, pensada para un mejor flujo de aire

Esta Corsair iCUE es la prueba de que la carcasa de nuestro ordenador es un componente tan importante o más como el resto de hardware que escojamos para el mismo, y si queremos un buen nivel de detalle, materiales de construcción por encima de la media y que además sea estética, creemos que esta es la mejor opción del mercado, si no una de las mejores.