Que LG lleva la sartén por el mango en lo que a paneles de televisores se refiere, no es ningún misterio. Además, es pionera; ha sido una de las primeras marcas en comercializar un televisor enrollable no al alcance de todo el mundo. Pero sin duda alguna uno de sus productos más interesantes son sus pantallas transparentes (que difícilmente llegarán a España).

Noticias relacionadas

LG ha estado preparándose para el CES 2021, que pese a la pandemia de la COVID-19 se celebrará bajo sorpresa, y está ultimando los preparativos para varias de sus demostraciones técnicas más importantes. Esto atañe a este tipo de paneles, que como su nombre indica, consisten en pantallas con total transparencia.

Estas demostraciones mostrarán las bondades de estos paneles, y una de las más curiosas será una en la que podremos ver a un cocinero confeccionar sushi a través de la pantalla mientras vemos contenido.

Pantallas transparentes impresionantes

Una pantalla transparente en una ventana de tren. LG Omicrono

El enfoque de estas demostraciones, especialmente en el contexto de la pandemia, es mostrar las ventajas que un panel OLED transparente puede tener en la vida diaria. El ejemplo del sushi parece irrelevante, pero tiene más sentido del que pueda parecer, ya que podría ser una de las aplicaciones más útiles de estas pantallas transparentes.

Entrar en un restaurante, y ver al cocinero o al personal moverse mientras que en una pantalla vemos la carta, los menús y los precios es una ventaja estética que muchos locales podrían usar. En el caso de la demostración, LG montará una escena en la que veremos una pantalla transparente de 55 pulgadas y los comensales podrán interactuar con ella, eligiendo su comida o consumiendo multimedia mientras esperan. Todo con una transparencia en la pantalla del 40 por ciento.

Otra demostración que LG quiere promover en el CES sitúa esta misma pantalla al final de una cama en una habitación corriente. El usuario podría seguir viendo contenido sin dejar de poder ver el resto de la habitación. Mediante un simple clic de botón, el usuario podría configurar la opacidad de la pantalla, para que mostrase o solo la información más relevante como el tiempo o contenido multimedia completo.

La unidad de demostración, además, tendría ruedas por lo que podríamos llevarla a otras habitaciones. No necesitaríamos de altavoces, ya que estos irían incluidos en el mismo cuerpo de la pantalla transparente, unos altavoces "Cinematic Sound OLED (CSO)".

No son nuevas

Esta clase de pantallas aún son una rara avis en el mercado. Tanto es así, que hay poquísimas empresas que han probado a comercializar un televisor con esta característica, y prácticamente todos los (pocos) modelos que se han lanzado son versiones a medio cocer con mucho margen de mejora. Tal es el caso del televisor de Xiaomi que cuesta más de 7.000 dólares y que usa esta transparencia como principal reclamo.

LG es la principal marca que apuesta a día de hoy por ellos. No fue hasta agosto del año pasado que esta tecnología hizo su aparición en el público masivo. Por ejemplo, LG instaló algunos de estos paneles en metros de Beijing y Shenzhen, en las ventanillas. Pero aún no son especialmente accesibles.

Se le suma la incertidumbre sobre la recepción del público. No son pocos los usuarios que, pese a ver esta tecnología como futurista, creen que es innecesaria. Al fin y al cabo, queremos ver contenido multimedia en un televisor y existen muy pocos casos en los que queramos ver lo que hay detrás mientras vemos lo que hay en la pantalla.