La pandemia ha cambiado la forma en la que nos relacionamos con la tecnología en España. El teletrabajo ha llegado para quedarse y las videollamadas son ya parte de nuestro día a día. Sin embargo, más allá de centrarnos en un cómo habilitar un espacio de trabajo en el hogar, un dispositivo ha cobrado más protagonismo que nunca: el televisor. 

Noticias relacionadas

El televisor ha pasado de ser ese lugar donde consumir contenido a ser el eje sobre el que se ha articulado nuestro día a día. Ha dejado de ser únicamente el escaparate donde consumir Netflix o HBO a que el usuario lo haya comenzado a usar para hacer deporte, poner más música, hacer videollamadas e incluso como pantalla secundaria cuando está trabajando en casa. 

Este mayor uso del televisor ha hecho que la demanda se dispare. Sin embargo, si hay una característica que ha marcado lo que buscan los españoles en un nuevo televisor es el tamaño. Durante los meses de confinamiento la gran mayoría han visto como las pulgadas que tenían en casa eran pocas y han optado por televisores cada vez más grandes, rompiendo las puertas a que se vea normal tener 75 pulgadas en casa. 

"Creo firmemente que las pulgadas de gran tamaño van a seguir creciendo, y además, impulsado por Samsung. Es un segmento que creemos que todavía no ha explotado todo lo que tiene que explotar en España y vemos una oportunidad de crecimiento terrible.  Vamos a seguir apostando por hacer este segmento más grande", explica Pablo Requejo, premium TV product manager en Samsung Electronics, a OMICRONO.

Boom del mercado

El mercado de televisores en España ha mostrado las dos caras de la moneda. "Ha sido muy atípico pero muy beneficioso" reconoce Requejo, que detalla que "con los cierres de marzo y abril el mercado llegó a caer un 41% en valor. Sin embargo, a partir de junio, cuando comenzaron las reaperturas, el mercado ha ido con unos crecimientos espectaculares, llegando a meses como julio con crecimientos del 62%".

Televisor LG.

La pandemia ha supuesto un crecimiento inesperado del mercado marcando cifras equivalentes a cuando se produce un cambio brusco de tecnología. "No es habitual que este mercado crezca en 2 dígitos, lo normal es que se mueva en un número de entre -5% y +5%. Sólo cuando alguna circunstancia nueva existe, como un cambio tecnológico, se ha producido este tipo de altos crecimientos. La pandemia, a medio plazo, ha supuesto un crecimiento inesperado del mercado", explica a OMICRONO Javier Bravo, business development and marketing manager de TP Vision, la tecnológica tras los televisores de Philips.

Este crecimiento se ha debido sobre todo a la gran pulgada. Los televisores que teníamos se nos han quedado pequeños. "La gran pulgada ha experimentado los mayores crecimientos a finales de año. El mercado de 55 a 58 pulgadas crece un 41% y el de la pulgada de 70 pulgadas o más crece por encima del 112% en valor", detalla Bravo.

Esta explosión de la demanda no acaba con el fin del confinamiento y la vuelta a la nueva normalidad, sino que se antoja un año donde la tendencia seguirá creciendo y las pulgadas irán conquistando los salones. ¿El motivo? La Eurocopa y los Juegos Olímpicos.

Televisor Sony.

Al inusual repunte de ventas de este año hay que sumarle que 2021 será un año histórico debido a que por primera vez coincidirán Eurocopa y JJOO lo que impulsará aún más el mercado de pantalla grande.

"En los años de eventos deportivos suele haber crecimientos importantes en la venta de televisores de gran tamaño. Esperamos que durante la primavera-verano de 2021 las ventas de televisores de 75 pulgadas vuelvan a doblarse respecto las de 2020, y que los segmentos de 55 pulgadas y 65 pulgadas sean el motor de crecimiento del mercado", apunta Diana Marcovici, TV senior marketing manager de Sony a OMICRONO.

Y es que las 65 pulgadas parecen haber llegado para quedarse en el salón de los españoles, que ahora ven complicado irse a un televisor menor -salvo problemas de espacio en casa-. "El consumidor busca televisores cada vez más grandes, de mayor pulgada. En España las opciones preferidas del consumidor son televisores de mínimo 65 pulgadas con un diseño minimalista que se integre en cualquier estancia del hogar", explica  Sergio San Segundo, marketing manager de home entertainment en LG España a OMICRONO.

Un televisor más versátil

Pero no todo son pulgadas. Se busca un televisor de calidad y que pueda hacer de todo. Que lo podamos exprimir al máximo. Que no sea únicamente una pantalla desde la que consumir contenido, sino que la experiencia sea lo mejor posible así como nos podamos relacionar con él y sacar un partido mayor.  

"Durante el confinamiento el televisor cogió un protagonismo dentro de los hogares muchísimo más importante que lo que tenía. Y se ha mantenido después. Ha crecido el uso de aplicaciones como hacer ejercicio, buscar recetas o hacer videollamadas pese a haber acabado el confinamiento. Todos estos usos han crecido sustancialmente y realmente vemos como el televisor se ha convertido en el centro del entretenimiento del hogar. Si antes lo era, ahora tiene mucho más peso", indica Requejo.

Función para compartir pantalla. Samsung

Requejo apunta a una batería de novedades en este sentido: "hasta ahora el cliente entendía que el Smart TV es un televisor con una plataforma de aplicaciones. Nos hemos dado cuenta que el televisor es más que una pantalla con aplicaciones y trabajamos en ese sentido".

Lo cierto es que el 2020 ha sido el año de experimentar qué puede hacer nuestro televisor. "Casi la mitad de los usuarios de entre 18 y 34 años ha empezado a usar alguna plataforma nueva este año. El usuario actual busca un televisor con el que poder acceder cómodamente a estos contenidos. En nuestro caso los televisores usan el sistema operativo Android, el cual facilita enormemente su uso gracias a comandos de voz", apunta Marcovici.

La directiva de Sony recuerda además que este año no sólo ha habido más interés por la renovación de los televisores por las nuevas funcionalidades sino para sacar todo el partido a la nueva generación de consolas. "El lanzamiento de la PlayStation 5 ha trastocado el mercado y una de las prestaciones más valoradas a la hora de comprar un televisor son las compatibilidades con ellas. Garantizar que vamos a poder sacar todo el partido a la consola y vamos a poder jugar tal y como lo ha diseñado el estudio".

PlayStation 4 Pro en televisor. Sony

Otro de los puntos en los que el televisor ha cogido una relevancia especial ha sido en el hogar conectado. Poder controlar desde el todos los dispositivos que tengamos en casa supone un punto a favor a la hora de comprarlo. 

"Tener un hogar conectado es algo que hoy en día busca el consumidor y por ello necesita contar con dispositivos inteligentes que ofrezcan un entorno abierto pero seguro. La tendencia entre los perfiles más jóvenes es buscar televisores que ofrezcan experiencias únicas más allá de una excelente calidad de imagen y audio y ahí es donde la IA marca la diferencia", comenta por su parte el directivo de LG. 

Calidad de imagen, indiscutible

Más allá de que el televisor haya crecido en pulgadas y funcionalidades sigue habiendo un elemento diferencial que el consumidor busca y que no se discute: la calidad de imagen. "El usuario busca una mejor experiencia audiovisual, pantallas grandes, buena calidad de imagen y sonido, sobre todo para ver series, películas y deportes", detalla San Segundo.

Los televisores con gran calidad de imagen son "los más buscados" y es que las series, que son los reyes del entretenimiento, están siendo cada vez grabadas a mejor calidad tanto de imagen como de sonido. "Con un televisor con un procesador de imagen dedicado, una pantalla Full Array LED o un televisor OLED y con tecnología Triluminos, nos aseguramos que podemos ver las escenas tal y como el director las diseñó", apostilla Marcovici. 

Televisor Philips.

Aunque el foco está puesto en la calidad e imagen, otro de los puntos fundamentales para la experiencia es la calidad de sonido. 

En ese sentido Marcovici destaca Acoustic Surface Audio+ en sus televisores OLED, que permite que toda la pantalla se comporte como un altavoz. Desde Samsung destacan los sistemas Q Symphony, OTS o AVA, que permiten desde tener sistema envolvente a realzar los diálogos. En Philips es clave la Joint Venture con Bowers & Wilkins, que lleva la experiencia un paso más allá. Mientras que en LG apuestan por una codificación con barras de sonido de alto nivel. 

Lo que vendrá

La adopción de los televisores de 75 pulgadas son el primer paso para tener televisores enormes en el salón y la tecnología MicroLED será el próximo campo de batalla de los fabricantes.  Tanto Samsung y LG han sido las primeras marcas en mostrar soluciones en este sentido que permitirán superar, con mucho, las 100 pulgadas en el salón. Una cota hace años impensable pero que cada día están más cerca. 

Televisor MicroLED de 110 pulgadas Samsung Omicrono

Y es que en el caso de no tener hueco en casa para un televisor de grandes dimensiones con la tecnología actual la renovación será claramente menor. "Los mercados de pequeña pulgada (24-32 pulgadas) tendrán un efecto de cierto retroceso y sólo la limitación de espacio les producirá la repetición de la misma pulgada. La aspiración del cliente es adaptar su hogar a conseguir un televisor más grande", comenta Bravo.

Es por ello que el mercado ya se mueve a otras soluciones que van más allá de los paneles. Así por ejemplo, desde Samsung explican que también se están enfocando en  otras soluciones como The Premiere, un proyector de tiro ultracorto con "una calidad de imagen excepcional que se adapta el tamaño más que tengas", apostilla Requejo