En este año 2020 hemos visto presentarse en España numerosísimas cámaras de fotos, como la Sony A7S III o las nuevas R de Canon. Pero no todas las cámaras están pensadas para el público general, y en ocasiones los fabricantes idean dispositivos para campos muy específicos. Es el caso de esta nueva cámara de Fujifilm, la nueva GFX 100 IR, que está pensada para la ciencia forense.

Noticias relacionadas

Esta nueva cámara es una versión algo más avanzada de su GFX100 estándar, que se ha actualizado hace poco con un modo multidisparo que es capaz de ofrecer imágenes de hasta 400 megapíxeles. Esta versión con tecnología infrarrojos también hereda este modo.

Esta versión "con capacidades de creación de imágenes infrarrojas" no se comercializará para el consumo general, ya que es "ideal para su uso en aplicaciones científicas, forenses y de preservación cultural".

400 megapíxeles y tecnología infrarrojos

Fujifilm GFX100 IR Fujifilm Omicrono

Estamos ante una cámara de gran formato mirrorless, es decir, sin espejo. Su sensor es de 100 megapíxeles y por ende en disparos normales nos dará imágenes infrarrojas de esa misma resolución. Si queremos conseguir esos tan ansiados 400 megapíxeles, tendremos que activar el modo Pixel Shift Multi-Shot. 

Esta nueva característica que la cámara hereda de su hermana la GFX 100 consiste en tomar una serie de 16 imágenes en formato RAW en combinación con el estabilizador de imagen integrado. El sensor, en el proceso, se mueve ligeramente medio píxel. El archivo resultante combina todas estas tomas en formato RAW DNG usando un software especial de Fujifilm para obtener, según la firma, la resolución en una foto más alta del mundo: 400 megapíxeles.

Ejemplo de fotografía sacada de forma estándar y con tecnología infrarrojos. Fujifilm Omicrono

Gracias a su capacidad para lanzar imágenes con tecnología de infrarrojos, el sensor consigue fotografiar más allá del espectro visible de la luz. Simplemente tendremos que retirar un filtro IR equipado en la cámara para conseguir este efecto y para conseguir que funcione como una cámara normal, solo tendremos que colocar un filtro infrarrojo delante de la óptica.

Algunas aplicaciones que Fujifilm pone de ejemplo para esta cámara residen en ampos científicos y culturales. Por ejemplo, la empresa explica que esta es una gran ventaja para fotografía de cuadros y para la preservación de obras culturales, ya que la capacidad infrarroja de la cámara de Fujifilm permite ver las capas de pintura debajo de la capa final. Lo mismo ocurre en el caso de que se necesite inspeccionar documentación o pruebas forenses.

No la podrás comprar

Si bien es cierto que la cámara estará disponible en el mes de diciembre, no lo hará para todo el público. Solo la podrán comprar empresas que lleguen a un acuerdo con Fujifilm, por lo que no podrás adquirirla de formas convencionales.