El pinchazo para medir el nivel de glucosa en sangre es ya algo habitual para cientos de millones de pacientes con diabetes en todo el mundo; pero que sea algo tan común no quita que sea doloroso y molesto.

Noticias relacionadas

La verdad es que, aunque ya existen métodos para conseguir la misma información, o no son tan prácticos, o son más lentos, o son bastante caros; y teniendo en cuenta la frecuencia con la que una persona diabética debe medir ese dato, son obstáculos que no se pueden aceptar.

Así que hasta ahora, el pinchazo para sacar una gota de sangre que pueda ser analizada químicamente es la mejor manera de medir el nivel de glucosa. Eso puede cambiar con el desarrollo de un nuevo dispositivo capaz de hacer esa medición a través de la piel.

El nivel de glucosa sin pinchazos

El nuevo dispositivo, que por el momento es una gran máquina cuya apariencia es algo engañosa, es el resultado de una colaboración entre investigadores de Samsung y el MIT de Massachusetts. Los resultados de la investigación acaban de ser publicados, pero ya han demostrado tener un gran potencial para desarrollo de futuros dispositivos.

La máquina es capaz de realizar el análisis sin una muestra, sólo proyectando una luz directamente a la piel, en un ángulo de 60 grados. Se trata de una técnica conocida como espectroscopia Raman, y se basa en el comportamiento de la luz de un rango cercano al infrarrojo al impactar contra diferentes tipos de moléculas.

Al rebotar contra estas moléculas, la luz termina impactando en una fibra que se coloca contra la piel; al comprobar el estado de la fibra, es posible ver si el rayo ha sido reflejado o no. En caso de que esta pieza de fibra haya recibido varios impactos, supone que el rayo se ha encontrado con moléculas de glucosa y ha rebotado. De esta manera es posible calcular la cantidad de glucosa en sangre.

Máquina para medir el nivel de glucosa sin muestra de sangre Jeon Woong Kang

El proceso empieza con una calibración, que puede durar entre diez y quince minutos; pero una vez realizada, el sistema produce medidas precisas del nivel de glucosa en sangre durante una hora aproximadamente, algo que se comprobó con análisis de sangre.

Que ya se pueda medir el nivel de glucosa sólo con una espectroscopia Raman ya es un gran paso adelante; hasta ahora, este método precisaba de un análisis de sangre previo para conseguir una referencia en la que basarse. Es la primera vez que se consigue observar la presencia de moléculas de glucosa a través de la piel, y en parte ha sido gracias a los avances de computación en los que ha participado Samsung.

Equipo de Samsung detrás del desarrollo de la máquina Samsung

El logro implica que un paciente sólo tendría que dejar al descubierto algo de piel para hacerse la prueba. Sin embargo, para que este sistema llegue al mercado aún tiene que solucionar algunos problemas; no solo el tiempo que tarda, sino también el tamaño del dispositivo, que ahora mismo es tan grande como una impresora.

El objetivo del equipo es que en el futuro, sea un wearable que podamos llevar encima para medir la glucosa cuando lo necesitemos.