Adrián Raya

Hardware

Prueba Tile Sticker: no vuelvas a perder nada con estas pegatinas

"¿Y ahora dónde he metido yo las llaves?" Es una pregunta que millones de personas se hacen a diario, y en muchas ocasiones la respuesta es más difícil de lo que nos gustaría. Así nació Tile, una empresa dedicada a la fabricación de pequeños dispositivos de rastreo.

Hasta ahora, hemos asociado más esta marca con sus productos estrella, el Tile Mate, el Tile Slim y el Tile Pro; pequeños "cuadrados", algunos de ellos incluso con el agujero para el llavero, con los que podemos rastrear la localización de nuestros bienes con el móvil, con el que se conectan por Bluetooth.

Pero todos estos productos tienen el mismo inconveniente: ocupan un cierto espacio. Sí, es cierto que el Tile Mate, por ejemplo, no molesta en un llavero; pero sigue siendo un "cacharro" más que tienes que atar de alguna manera o meter en algún bolsillo.

Para esas situaciones en las que la gama Tile se queda "grande", ahora nace un nuevo producto: el Tile Sticker. Es más pequeño, pero puede ser igual de práctico que sus hermanos mayores. Ha sido presentado hoy por Tile, que nos ha ofrecido la oportunidad de probarlo con antelación. ¿Es lo que estabas esperando?

Características técnicas del Tile Sticker

  • Tamaño: 27 mm x 7,3 mm.
  • Peso: 5 gramos.
  • Color: negro.
  • Batería: no reemplazable, con duración estimada de tres años.
  • Rango: 45 metros.
  • Garantía: un año.

El rastreador más pequeño de Tile

El Tile Sticker pertenece a la nueva gama de dispositivos Tile, que se ha renovado para este 2019. Entre las novedades nos encontramos un nuevo Tile Slim y un Tile Pro más potente, pero la estrella es sin duda este Tile Sticker.

El funcionamiento de todos los dispositivos Tile es similar. Usan Bluetooth para conectarse a nuestro smartphone usando la app oficial, disponible tanto para Android como para iOS. Una vez conectados, la app es capaz de indicarnos la cercanía del dispositivo; además, también es capaz de iniciar un sonido usando el altavoz integrado

Adrián Raya

La idea es meter el Tile en un bolsillo, o usar el agujero para atarlo o ponerlo en un llavero, y así encontrar bolsas, mochilas, llaves, carteras, o prácticamente cualquier cosa que nos imaginemos.

El Tile Sticker cumple con todo lo anterior, pero en un formato mucho más pequeño de lo que estamos acostumbrados. ¿Cómo de pequeño? Digamos que, a simple vista, es posible confundirlo con una pila de botón.

Pégalo donde quieras

Parece una exageración, pero no lo es. El Sticker es un dispositivo absurdamente pequeño, hasta el punto de que tengo miedo de perderlo, ironías de la vida. Bromas aparte, el Sticker es tan pequeño porque, como indica su nombre, no lo vamos a dejar suelto.

Adrián Raya

La parte trasera del Tile Sticker tiene un adhesivo, resultado de una colaboración con 3M; una vez que quitemos la película protectora, podemos pegarlo donde queramos y se mantendrá ahí. Y eso tampoco parece ser una exageración. En nuestras pruebas el adhesivo funcionó como debería; aunque como es habitual cuando hablamos de pegatinas, siempre es recomendable limpiar la zona antes de pegarla.

Una app fácil de usar

Una vez pegado en su sitio, podemos sincronizar el dispositivo. El proceso es tan sencillo como abrir la app, activar Bluetooth si no lo tenemos activado, y pulsar un botón en el dispositivo.

El proceso es automático, y sólo tenemos que elegir qué es lo que vamos a buscar con este dispositivo. La app de Tile es tan fácil de usar que, sinceramente, hay poco que decir.

Para encontrar el objeto al que hayamos pegado el Sticker, sólo tenemos que pulsar en "Encontrar". La pantalla que se abrirá mostrará la localización aproximada del dispositivo. Con una serie de círculos, nos mostrará si nos estamos acercando o alejando (básicamente, "caliente" o "frío"). Sólo cuando estemos prácticamente encima, se mostrará el simple mensaje de "cerca".

Buen alcance (si no hay paredes)

Oficialmente, el alcance del Tile Sticker es de 45 metros; sin embargo, si estás bajo techo, te encontrarás con importantes diferencias; en concreto, este sistema parece sufrir especialmente con las paredes.

En las pruebas que hemos podido realizar los resultados han sido muy variables, dependiendo de la cantidad de paredes que teníamos entre el dispositivo y el móvil. En ocasiones, después de unos 12 metros perdíamos completamente el dispositivo. En una ocasión, la app nos decía que nos estábamos alejando del Tile, aunque en realidad nos estábamos acercando; esto sólo nos ocurrió una vez, sin embargo.

Pese a estos pequeños traspiés, tenemos que decir que la experiencia fue muy buena en general. En todo momento pudimos encontrar lo que estábamos buscando, la mayoría de las veces sólo con las indicaciones de la app.

Pero esa no es la única ayuda. Con pulsar un botón en la app, podemos hacer que el Tile reproduzca un sonido que nos ayudará a encontrarlo. Es una melodía aguda que, personalmente, me recuerda a juguetes y "maquinitas" de la juventud.

Más útil de lo que parece

Cuando estás buscando algo, es más útil conocer la localización general; es decir, reducir el perímetro de la búsqueda. Una vez que sabes que tu cartera está al alcance de tu mano, literalmente hablando, es fácil concentrarse en la búsqueda.

Tile nos permite justo eso, hacernos una idea de por dónde está lo que buscamos. Y en ese sentido, puede ser inmensamente valioso, especialmente si eres olvidadizo; este tipo de dispositivos da esa ayuda adicional que muchas veces necesitamos.

Adrián Raya

Otra opción curiosa es la que nos permite encontrar el móvil. Sólo tenemos que pulsar dos veces el botón integrado en el Tile, y el móvil sonará incluso aunque lo tengamos en silencio.

Pero tal vez más interesante es la utilidad que Tile tiene para personas mayores y con problemas de memoria. Con tocar un botón, pueden encontrar objetos como el mando a distancia de manera sencilla. De hecho, yo diría que el Tile Sticker es el Tile más práctico de la gama, al poder pegarlo a prácticamente cualquier cosa.

Tile Premium ¿merece la pena?

La app de Tile es muy sencilla, pero eso también implica que te puede parecer que le falten funciones. Para solucionarlo, Tile presentó su servicio premium. Con un coste mensual de 3,49 € al mes (o 2,92 € al mes si pagamos anualmente), provee nuevas funciones exclusivas.

Algunas son especialmente útiles, como la posibilidad de que la app te avise si sales de casa sin uno de tus dispositivos. En otras palabras, te puede recordar si has salido sin las llaves o sin la cartera. También contaremos con un historial de notificaciones, un registro de los sitios en los que ha estado el dispositivo; esto dependerá siempre de la localización del móvil, ya que el Tile no tiene GPS.

Sin embargo, algunas de estas ventajas no se aplican al Tile Sticker, como el intercambio gratuito de batería (por razones que explicamos a continuación) o la garantía extendida. Por lo tanto, Tile Premium puede merecer más la pena si tenemos varios dispositivos de Tile, pero si no quieres pagar, la versión básica es suficiente para la mayoría de la gente.

La batería, el mayor logro y la mayor crítica al mismo tiempo

La pegatina es una solución más permanente de lo habitual en Tile, y es por una buena razón. Dicho de manera directa, el Tile Sticker no está hecho para durar; principalmente porque la batería no es intercambiable. Es decir, que cuando la batería se agote, tendrás un trozo de plástico sin nada especial. Es una gran diferencia respecto a otros dispositivos como el Tile Mate o el Tile Pro, que sí permiten cambiar la batería.

Es una decisión que, suponemos, habrá provocado más de una discusión en Tile, pero que tiene sus razones. La principal es que, gracias a esto, el Tile Sticker es resistente al agua, por lo que podemos pegarlos en objetos que estarán al aire libre sin miedo.

Adrián Raya

Tile promete que la batería durará aproximadamente tres años; una autonomía sorprendente teniendo en cuenta las limitaciones de espacio. Por supuesto, eso dependerá del uso que le des, pero si sólo usas la app de vez en cuando para recordar dónde está, no debería ser un problema. Se mire como se mire, tres años es mucho más de lo que esperaríamos de un tamaño semejante.

El verdadero problema, al menos por lo que he podido probar, no es que la batería no sea reemplazable: es que no sé cuánta tiene. La cifra de tres años viene de Tile, pero como hemos dicho, eso dependerá del uso que le demos.

Y, sorprendentemente, la app no dice cuánta batería le queda al dispositivo; es una carencia algo chocante, y hará que dentro de tres años no sepamos si el dispositivo funciona o no cuando más lo necesitemos. Seguro que hay una razón para no mostrar ese dato (por ejemplo, que consultarlo constantemente consumiría batería); pero eso no quita que no lo echemos de menos.

Un concepto genial con mucho potencial

Al presentar el Sticker, Tile ha dado un gran paso para expandir el potencial de sus productos. Pegar el Sticker y sincronizarlo con el móvil es tan fácil que parece absurdo, y es de gran ayuda para encontrar cualquier cosa.

Las imperfecciones de este producto se pueden achacar a sus propias características. Con un tamaño tan pequeño, era imposible que su rango fuese el mismo que el Tile Mate o Tile Pro. Y la imposibilidad de cambiar la batería se explica por la resistencia al agua, tan importante en un dispositivo que podemos pegar en cualquier sitio.

Adrián Raya

El Tile Sticker es un dispositivo que nos hace pensar en el futuro de Tile, y cómo abre la puerta a nuevos modelos que nos permitan tenerlo todo controlado. Pero vivimos en el presente, donde el Sticker puede ser una enorme ayuda en muchas situaciones y muchos tipos de usuarios diferentes.

El Tile Sticker está disponible a partir de hoy, sólo en color negro. El paquete de dos unidades cuesta 39,99 €, y el de cuatro unidades cuesta 59,99 €.