Mensaje escrito por Sign My Rocket en un misil.

Mensaje escrito por Sign My Rocket en un misil. Sign My Rocket Omicrono

Omicrono

La guerra de Ucrania crea un inesperado negocio: donaciones a cambio de mensajes en bombas

Existen organizaciones y páginas web que permiten, a cambio de donativos, lanzar munición firmada con mensajes personalizados.

22 agosto, 2022 19:04

Uno de los hechos más llamativos de la guerra entre Rusia y Ucrania es que está sucediendo en la era de las redes sociales y en la de la información. Dado que la comunidad internacional se ha volcado con Ucrania debido a la invasión rusa, no son extraños los actos de apoyo al pueblo ucraniano incluso en el campo de batalla. Ahora, según recoge The Washington Postamericanos están pagando por mensajes en bombas dirigidas a los rusos.

[Así es GNOM, el robot que entrará en combate en Ucrania. ¿Terminator o Wall-E con metralleta?]

El medio recoge cómo se están dando organizaciones de financiación para la guerra que están vendiendo la posibilidad de escribir mensajes en los proyectiles dirigidos al ejército ruso. De esta forma, se pasa de una forma creativa y sarcástica de mostrar el rechazo de los ucranianos al a ofensiva rusa a un recurso de financiación que usuarios en Estados Unidos están aprovechando.

Un ejemplo es el grupo Sign My Rocket ("Firma mi cohete" en inglés) que vende mensajes mostrados en proyectiles de mortero de calibre 82 milímetros a 30 dólares cada uno. No obstante, el mercado ha mutado de tal forma que los mayores mensajes dispuestos en el armamento más grande se paga mejor.

Mensajes en bombas

El Post recoge en una entrevista el testimonio de Anton Sokolenko, fundador de Sign My Rocket que expone el negocio de los mensajes que se están firmando en el armamento que usa Ucrania para diezmar a las tropas rusas. Sokolenko explica como sus principales compradores provienen de zonas como Estados Unidos, Alemania, Canadá, Suiza o Reino Unido. 

No obstante, el responsable afirma que la demanda es cada vez mayor a medida que se piden mensajes en proyectiles más grandes. "El 95% de los pedidos son en inglés y la mayoría son de Estados Unidos", afirma. Se recibe la donación, Sokolenko avisa a un soldado y este garabatea el mensaje.

Misil firmado.

Misil firmado. Sign My Rocket Omicrono

Le toma una foto, se le envía al autor del donante y este se dispara eventualmente. La página web permite escribir el mensaje, el método de pago, el arma y tu correo electrónico. Los precios varían dependiendo del tipo de arma. Por ejemplo, firmar un M982 Excalibur cuesta 700 dólares y se puede pagar usando PayPal, Venmo, Revolut y criptomonedas. Y sí, también se pueden pedir vídeos.

El Post recoge cómo Sokolenko, ante la demanda, ha comenzado a vender estos mensajes no solo en proyectiles de morteros sino en todo tipo de armamento; drones bomba, minas antitanque, granadas de mano, cohetes de 220 mm, artillería pesada 2S7... En general, todo tipo de armamento. El magnate se jacta de haber recaudado más de 150.000 dólares para el ejército de Ucrania.

Sign My Rocket.

Sign My Rocket. Sign My Rocket Omicrono

Pero ¿qué mensajes se escriben? Sokolenko pone algunos ejemplos. "Desde la OTAN con amor", "Londres dice hola" y "Recuerden el Álamo" son los más llamativos, aunque hay algunos que entran directamente en el terreno del mal gusto, como este: "No para su uso en Malaysian Airlines", en referencia al trágico derribo de un avión comercial en 2014 por separatistas prorrusos que acabó con la vida de 298 personas.

Se exponen muchísimos casos. "Hola desde Texas", símbolos de todo tipo e incluso dibujos. Aunque la organización de Sokolenko recauda dinero, se defiende afirmando que hace negocio con sus conexiones informales con las unidades a nivel de tierra de Ucrania. Estos fondos se destinan a compra de equipamiento para los soldados, y la mayoría de mensajes lanzan improperios contra Putin y su ofensiva.

Lo más llamativo es que todo esto está falto de supervisión. Soldados ucranianos involucrados en este asunto han hablado asegurando que todas estas donaciones y actos se manejan fuera de la vista de los oficiales encargados, y que hacen "la vista gorda", asegura un soldado. 

Hay que aclarar que esto no es ni muchísimo menos algo nuevo. Todo lo contrario; los soldados tanto europeos como estadounidenses han estado usando la artillería militar para lanzar proclamas políticas de todo tipo en prácticamente todos los conflictos habidos.

Por si te lo preguntabas, lo más caro que se puede comprar en Sign My Rocket incluye los derechos para ponerle nombre a un tanque T-72 de fabricación rusa por 3.000 dólares.

También te puede interesar...

Guerra Rusia -Ucrania