OnlyFans es una de las plataformas de internet que más ha crecido en los últimos tiempos. Una sencilla página web que consigue en un escaparate para que influencers y creadores de contenido conecten con su público más fiel. A través de una suscripción, cuyo precio fijan los creadores, los usuarios tendrán acceso a una serie de vídeos y fotos en exclusiva.

Noticias relacionadas

Funciona como una suscripción de micromecenazgo que busca recompensar directamente al que hace bien su trabajo. Aunque existen muchos perfiles diferentes dentro de OnlyFans, el que más ha triunfado,incluyendo en España, es el dedicado al contenido para adultos. Las fotos y los vídeos eróticos son los que están alimentando la maquinaria de la plataforma desde prácticamente su creación en 2016.

El confinamiento y el tiempo libre han aupado, en algunas ocasiones, las cuentas corrientes de los creadores. El número de suscripciones han aumentado como la espuma al mismo tiempo que sus ingresos. Una válvula de escape para la aburrida vida del confinamiento que ha servido a muchos creadores de sustento económico en estos meses de parón.

OnlyFans y el porno

La parálisis de la industria pornográfica por el COVID-19 ha llevado a muchas actrices profesionales a la búsqueda de nuevas formas de ingresos. Una de ellas ha sido la de crearse un perfil en OnlyFans o, si ya lo tenían, impulsarlo y sacar todo el potencial que ofrece.

Portada de OnlyFans OnlyFans Omicrono

Y no solo profesionales, el perfil más representativo en la plataforma es el creador de contenido amateur con un número más reducido de suscriptores pero que ofrece un servicio más personalizado. El punto diferenciador de la cercanía que es parte del secreto del éxito. De igual manera, existe un público con dinero en el bolsillo que, hasta el comienzo del desconfinamiento, no podía gastar en otro lugar que no fuera internet. La mezcla perfecta entre gente que necesita dinero y otros que no saben qué hacer con él para pasar el rato.

Otro punto clave es la facilidad del sistema. Basta echar un vistazo a la web de OnlyFans para comprender el básico funcionamiento: el creador marca unas suscripciones y tan solo tiene que esperar a que usuarios paguen por ellas. Aunque el contenido para adultos sea la estrella, existen muchos perfiles que buscan sacar dinero con recetas exclusivas, modelos o cualquier tipo de influencer que nos podamos imaginar.

Mientras en España la comunidad con OnlyFans es más o menos reducida, en Estados Unidos es todo un fenómeno. Gracias en gran parte a que algunas influencers muy famosas hayan desembarcado en la plataforma de micromecenazgo con sede en Londres. Uno de los perfiles de OnlyFans más famosos del país norteamericano es el de Caroline Calloway.

Calloway se describe en su perfil de Instagram como escritora, historiadora y artista. También es una de las más transparentes a la hora de abordar el tema de OnlyFans. De los más de 700.000 seguidores que tiene en en esa red social, 373 son los que consigue en su perfil de OnlyFans que le reportan, según publica ella misma en Twitter, un salario anual de 223.800 dólares. Con una suscripción de 49.99 dólares, la más cara que permite la plataforma. No sin recibir decenas de comentarios en contra debido a "su tono agresivo" en algunas publicaciones en la red.

Agresivo o no, lo único que sacamos en claro es la inmensa cantidad de dinero que se mueve entorno al contenido erótico en OnlyFans. Otro ejemplo perfecto es el de Angelina, otra creadora que, según publica en Twitter, ha conseguido duplicar sus ingresos en OnlyFans de enero a abril. En cuanto a los famosos patrios en OnlyFans, tenemos a Jacobo Ostos, hijo del torero Jaime Ostos, que sube sus vídeos y fotos desnudo a la plataforma.

A todo esto se unen los estrictos filtros de contenido que Instagram pone en su red social. En ella, no se pueden publicar desnudos e incluso borra alguna foto más sugerente que roza con sus condiciones de uso. En Twitter sí, pero la red social del pájaro ha quedado relegada a un segundo plano para los usuarios más jóvenes y los patrocinios de marcas no están tan a la orden del día como en Instagram. Lo que conduce de una u otra forma a intentar monetizar el que para muchos es su único ingreso actualmente.

Los últimos datos que ofrece la compañía recogen lo que todos pensamos: OnlyFans ha crecido un 75% en suscripciones mientras que hay 150.000 usuarios creando cuentas todos los días. Lo que no cuentan es qué tipo de creador de contenido es el más representativo dentro de la plataforma. En total y según publicó la compañía el pasado 5 de mayo, OnlyFans reúne a más de 30 millones de usuarios, ha pagado más de 700 millones de dólares entre los más de 450.000 creadores de contenido.

Influencer @charlesdeluvio en Unsplash Omicrono

Aunque para conocer un poco más, basta con echar un vistazo a las redes sociales. Allí es donde los creadores publicitan sus OnlyFans y los que publican contenido erótico suponen una mayoría. Aunque no son los únicos que se aprovechan de los ingresos en forma de suscripciones. Influencers de moda, fotógrafos profesionales, cocineros que publican recetas... E incluso algunos artistas han encontrado una forma de ingresar unos euros extra.

¿Conversión a family friendly?

"Sí ha aumentado notablemente el número de creadores de contenido y en especial mujeres que se aventuran a subir contenido erótico por primera vez, bajo el falso mito de que es dinero fácil", explica a OMICRONO Rack Chubby, una chica española creadora de contenido en la plataforma que se dedica desde hace tres años a hacer vídeos eróticos personalizados.

"Es como cualquier trabajo online, una parte clave es la visibilidad, y el nombre de OnlyFans comenzada a resonar fuerte en redes sociales, así que me decidí a probar. Y hasta hoy ha sido una de mis herramientas principales para trabajar", indica.

También han sobrevolado rumores sobre si OnlyFans quiere quitarse la etiqueta de plataforma de contenidos sexuales. Así lo apuntan desde Rolling Stone donde recogen la experiencia de varias creadoras que han visto cómo les cerraban sus cuentas. Y es que, Chubby nos cuenta que "las restricciones en los términos de uso y condiciones de OnlyFans se han vuelto más severos, pero en ningún caso he visto que se prohíba contenido adulto".

Influencer @sonniehiles en Unsplash

"Teóricamente OnlyFans se puede usar para ofrecer una suscripción por cualquier tipo de contenido propio, desde tus fotos de modelo hasta tus recetas de cocina, pero siendo honestos el contenido erótico es lo que está dando realmente dinero a la plataforma. Acabar con ello sería condenarse, a menos que tengan otros planes que desconocemos".

La reconversión de OnlyFans desde una plataforma de vídeos y fotos eróticos a otra donde los influencers puedan sacar dinero sin subir este tipo de contenido puede ser un aliciente desde el punto de vista empresarial. Muchas compañías y anunciantes evitan por todos los medios que se relacione su producto con cualquier tipo de conducta erótica o sexual. Si lo consiguen sería una forma de atraer a nuevos creadores family friendly y a más marcas dispuestas a poner publicidad. Pero a cambio arrancarían la base de creadores eróticos que han aupado a la compañía en los últimos años.

La cara y la cruz

"En OnlyFans llevo poco más de un año, aunque ha sido desde finales del año pasado cuando he empezado a trabajar con la plataforma más activamente", afirma Rack Chubby. Es el perfil perfecto de creadora de contenido amateur que se ha hecho un hueco con unos suscriptores fieles. Aunque su percepción es totalmente opuesta a los buenos números que dan algunas influencers en Estados Unidos.

Influencer en sesión de fotos @noreturns__ en Unsplash Omicrono

Al preguntar sobre si han aumentado los suscriptores con el confinamiento, Rack Chubby nos informa que más bien "todo lo contrario, tenía el doble de suscriptores". Habla también de un descenso "sustancial" de sus ingresos por el mismo motivo. "Hoy día tengo alrededor de 70 suscriptores". 

"Las trabajadoras sexuales de OnlyFans no dejamos de dar un servicio y, siempre que ocurre una crisis, es este sector el que se resiente más. Muchos de mis clientes me han hablado de incertidumbre en sus trabajo, de ERTE y de mala situación económica por la crisis del COVID."

También apunta a que el confinamiento ha afectado negativamente a sus clientes: "muchos hombres (que son mi público principal) se han visto encerrados en casa con sus familias y/o esposas, reduciendo su intimidad al mínimo como para poder disfrutar de mi contenido como antes", indica Chubby.