Si hablamos de propuestas de alto nivel en el terreno de los coches eléctricos, muchos de nosotros pensamos en primer lugar en Tesla. Pero hay un competidor que piensa ponerle las cosas difíciles, y ese es Polestar, la submarca de Volvo. Después de sacar sus primeros coches y de estar preparando un SUV, saca fuerza con el recién anunciado Polestar Precept.

Noticias relacionadas

Un coche que no es más que un concepto, ya que no saldrá a la venta. Pero deja entrever 2 cosas: el cómo serán a partir de ahora a nivel de diseño los coches de Polestar y además las líneas de diseño que definirá la próxima generación de coches eléctricos.

Este coche, como era de esperar, se iba a presentar en el Salón del Automóvil de Ginebra cancelado por el COVID-19. Pero ahora Polestar ha decidido sacar a la luz todos sus detalles, más próximos al diseño del coche que a sus características per se.

Así es el Polestar Precept

Polestar desvela este concepto justo en el proceso de desarrollo de su primer SUV, el cuál espera poder llegar a ser anunciado este mismo año. El diseño del Polestar Precept es dinámico, con líneas agresivas pero sin llegar a als cotas de otros conceptos que, conscientes de que nunca verán la luz en la carretera, se vuelven mucho más deportivos.

Nos encontramos con unas luces delanteras lineales y que tienen un diseño minimalista que alojan una zona de sensores bastante amplia. En la parte trasera el corte de barras LED es mucho más agresivo, llegando a abordar la totalidad de la parte trasera del coche. El vídeo muestra un interior bastante amplio, con una apertura de puertas bastante peculiar y una parte superior en el techo que está cubierto por un sensor LiDAR instalado en el vehículo.

Polestar asegura que los materiales que conforman este vehículo son biodegradables y reciclados; aseguran que se ha reducido un 80% el plástico usado y se aseguran una reducción del peso de hasta un 50%. Esto mismo ocurre con el interior y sus acesorios como las alfombrillas, que están fabricados a partir de materiales reciclados como el nylon o el plástico de toda la vida.

Polestar Precept Polestar

Polestar, como tal, no ha dado características técnicas ya que como decimos este será un coche conceptual y no un vehículo que haya que traer a los mercados. Se añaden las integraciones con Google Maps y Android Auto, y con detalles como paneles táctiles para mostrar información, prescindiendo de los ya clásicos botones analógicos de toda la vida. Este mismo sistema dispondrá de un 'trackeo' de ojos que hará las veces de asistente para la conducción que, además, se basarán en nuestros ojos para ajustar la interfaz dependiendo de la vista del conductor a la carretera.

El diseño recuerda a otras propuestas de Volvo y las líneas estéticas también son claramente referenciales no sólo a coches de la sumbarca, sino a coches más famosos como el Tesla Model 3 o, incluso, el Cybertruck (si nos basamos en su parte trasera).  Este estilo será prácticamente el estándar no sólo de Polestar sino de toda la industria de coches eléctricos a partir de ahora, o al menos sería lo esperable dadas las líneas estéticas que están siguiendo muchos fabricantes con sus eléctricos.

Polestar no ha dado fechas acerca de cuándo presentará su SUV, coche con el que supuestamente este y otros de la firma compartirán características y es toda una incógnita debido al coronavirus. Pero desde luego no se le puede recriminar a la sumbarca de Volvo que esté fallando en el propósito de hacer frente a Tesla, incluso cuando hablamos de un coche conceptual que no verá la luz. Un coche que muestra un futuro en el que veremos a una Polestar plantarle cara a Elon Musk.