Siempre han existido (y existirán) los bulos en redes sociales, especialmente en WhatsApp. La Policía siempre está alertando de ellos y advirtiendo acerca de su falsedad, pero el coronavirus está haciendo que se multipliquen peligrosamente. Y las autoridades están tan hartos que se han dispuesto a avisar de este problema.

Noticias relacionadas

Mediante canales oficiales como Twitter la Policía está avisando del creciente número de 'fake news' que se están difundiendo por estas redes. El coronavirus es un tema prioritario en la sociedad, y muchos de los que difunden estos bulos buscan o bien estafar a las personas o bien intentar atacar a ideologías o rivales políticos aprovechando el altavoz que supone hablar de este tema.

Hoy os contamos 5 trucos para identificarlos y no sólo evitarlos, sino avisar de ellos. Porque tú también juegas un papel crucial en este tema, y es vital que acabemos con la desinformación uniéndonos contra ella.

Siempre busca la fuente

No hagas caso a tu cuñado José (sí, ese que dice que el coronavirus es un arma china): siempre acude a canales oficiales. Una noticia real siempre va a estar, al menos según métodos deontológicos, redactada y contrastada con fuentes oficiales. Por ende, si recibes una noticia que no tenga fuente, no la compartas.

Fake News.

Por otra parte, es importante discernir si esa noticia tiene neutralidad política. Usualmente las páginas que promueven bulos ponen titulares incendiarios para provocar enfado y que, en más de una ocasión, tienen tinte político. Los titulares agresivos hacia políticos de la ideología contraria suelen provenir de medios de dudosa calidad.

Es importantísimo que siempre que recibas una noticia que se adecúe a estos estándares recurras a canales oficiales. Webs como Maldita o Newtral se basan en cauces oficiales de organismos internacionales y nacionales, como la OMS o el Ministerio de Sanidad.

No caigas en el clickbait

Fake News.

El 'clickbait' en sí no tiene por qué ser algo malo, siempre y cuando no sea falso lo que dice. Los titulares sensacionalistas pueden hacerse bien, pero en la gran mayoría de ocasiones los titulares como los que hemos comentado antes son incendiarios y amarillistas y buscan ofrecer contenido falto de rigor periodístico o directamente falso.

Por ello, ingresa en la noticia siempre que puedas y revisa el texto. En caso de que veas que la noticia no está bien redactada, sal del sitio y no compartas el enlace.

Busca noticias rigurosas

Medios estandarizados como El Español están repletos de personal cualificado y periodistas con años de experiencia. Los bulos por otra parte usan lenguaje falto de rigor periodístico y están mal redactados, mal esquematizados o con contenido falso como imágenes manipuladas.

Las imágenes deben estar bien colocadas y bien elegidas para concordar con la fecha de la noticia. El texto debe estar bien redactado y seguir un esquema específico para condensar la información de forma correcta. De nuevo, si ves algo que te escame en este sentido no compartas la noticia.

La dirección también es importante

Resultados de Google. Obi Onyeador Unsplash

Es un detalle que siempre solemos pasar por alto, pero la dirección de la web o URL también tiene mucho que decirnos sobre la veracidad de una página. Los enlaces de las web que difunden contenido falso suelen fallos en las palabras de la misma, y los certificados de seguridad pueden estar mal.

Un ejemplo: una buena web suele tener "https", y el mismo navegador nos dirá si la web cumple con los certificados de seguridad pertinentes. Si la URL por otra parte es de dudosa calidad, con palabras como "Gugle" por ejemplo debes evitarla ya que incluso en casos extremos pueden ser páginas maliciosas que te pueden acarrear más de un problema.

Revisa quién te ha enviado la noticia

Las cadenas de bulos se suelen reenviar por redes sociales, especialmente por WhatsApp. Están ideadas y diseñadas específicamente para que las personas las reenvíen literalmente sin pensar en las consecuencias, y que su impacto sea todavía mayor. Revisa el origen de esta cadena, y sobre todo, revisa quién te la ha enviado.

Puede parecer una tontería, pero si te la ha enviado por ejemplo alguien con un corte ideológico específico, puede que te haya pasado ese bulo simplemente porque concuerda con su visión ideológica y no porque sea veraz. Si por el contrario el enlace es de alguien que no conoces, inmediatamente duda de la noticia que te acaban de pasar, porque esa persona quiere expandir la cadena y no informarte.

Bola extra: habla con las autoridades

Las autoridades del estado te podrán gustar más o menos, pero reciben información oficial del Estado y son confiables. La Policía, desde su perfil de Twitter, es un buen ejemplo ya que suele desmentir los bulos de las redes sociales que, de alguna u otra forma les compete.

Todas estas autoridades, ya sean policiales o gubernamentales, tienen perfiles en las redes sociales. Sígueles y revisa todo lo que te envíen para ver si concuerda con los datos que estos proporcionan.