El cambio climático es toda una realidad, y grandes personalidades tecnológicas, al menos de forma simbólica, han destinado parte de los recursos de sus empresas para combatir este problema y cumplir con normativas ecológicas alrededor del globo. Y Amazon siempre ha estado en el punto de mira debido a su cierta pasividad en el asunto.

Noticias relacionadas

Quizás de forma demasiado extraoficial, el CEO de Amazon Jeff Bezos ha anunciado la creación de un nuevo fondo llamado Bezos Earth Fund para combatir el cambio climático. Ha inaugurado este fondo invirtiendo unos 10.000 millones de dólares. Una cifra gigantesca de dinero, pero que empequeñece teniendo en cuenta el valor de Amazon, que alcanza los 130.000 millones.

Así lo ha anunciado el magnate a través de su Instagram, asegurando que el dinero que se destine al Bezos Earth Fund se usará para ayudar a científicos, organizaciones ONG y activistas, y en definitiva, para apoyar a "cualquier esfuerzo que ofrezca una posibilidad real" para ayudar a preservar nuestro planeta.

Amazon y su lucha contra el cambio climático

Según cuentan fuentes de The Verge cercanas a este fondo, Bezos no buscará el apoyo en forma de inversiones en el sector privado. Por ende, se centrará únicamente en donaciones caritativas a través de organizaciones y personas públicas lejanas a este sector; seguramente para despejar dudas acerca de la procedencia y fin del capital que pasará por este fondo.

Comenzará a otorgar subvenciones este verano, pero por el momento, hay pocos detalles. Llama la atención, de primeras, el dinero invertido; 10.000 millones es una cifra impresionante, desde luego, pero recordemos que Amazon tiene un valor de 130.000 millones. Si bien es cierto que Bezos ha contribuido antes a la causa con, por ejemplo, una red de centros preescolares gratuitos construida en comunidades de bao coste, no se ha mostrado tan proclive a la filantropía ecológica como otras personalidades del sector.

De hecho, Amazon se ha vuelto tristemente famosa debido a sus problemas en referencia a su posición respecto al cambio climático y al trato de sus empleados. Algunas de estas polémicas hablaban de amenazas de despido hacia empleados ecologistas y monitoreos a los menos productivos. Otras empresas, como Google, se han lanzado a la "piscina" de forma bastante más proactiva, al menos de cara a la galería.

Desgraciadamente, no hay más detalles aparte de la imagen compartida, por lo que tampoco se saben datos relevantes como cuándo o cómo se aceptarán las solicitudes de subvenciones y si realmente se otorgarán a las causas adecuadas.