Aunque puedan ser divertidos, los deepfakes están suscitando el temor de los responsables de la comunicación. Los vídeos falsos realizados con Inteligencia Artificial están llegando a cotas de calidad muy elevadas, y prácticamente pueden dar el pego con la ejecución adecuada. Si no, que se lo digan al famoso actor impresionista Jim Meskimen.

Noticias relacionadas

Meskimen ha subido un vídeo a YouTube imitando celebridades de Hollywood, concretamente 20. Esto sería instrascendente si no fuera porque, además de que el trabajo de voz es absolutamente suyo, se vale de un software para modificar su rostro y generar así un deepfake.

Si bien este vídeo es impresionante, sienta un precedente no tan halagüeño; una persona que sepa imitar la voz, ya sea por software o mediante sus habilidades, puede crear con mucho esfuerzo un deepfake convincente.

Un actor impresionista imita celebridades de Hollywood en un curioso deepfake

En el metraje podemos ver cómo Jim interpreta a unas 20 celebridades de Hollywood; concretamente a ohn Malkovich, Colin Firth, Robert De Niro, Tommy Lee Jones, Nick Offerman, George Clooney, Christopher Walken, Anthony Hopkins, Dr. Phil, Nicholas Cage, Arnold Schwarzenegger, Morgan Freeman, Bryan Cranston, Christoph Waltz, Joe Pesci, Jack Nicholson, George W. Bush, Ian McKellen, Ron Howard y Robin Williams. Vale, es verdad que Bush no es una celebridad de Hollywood.

Jim usa un software para que la cara le cambie; el trabajo de voz y la actuación es totalmente obra de Jim, de tal forma que suena convincente. Es el software el que cambia su cara, creando un efecto de autenticidad muy importante. Lo suficiente para que, sin contexto ninguno, pensáramos que este vídeo es totalmente real.

Los deepfakes se están convirtiendo en una preocupación cada vez mayor precisamente al aumento de la calidad de estos; si bien es cierto que son fácilmente distinguibles por ahora, puede que en un futuro no sea así. Tanto es así que ya están bajo la lupa de las autoridades. Estos deepfakes ya se han usado en contra de políticos. Uno de los más famosos fueron los deepfakes que afectaron principalmente a Nancy Pelosi, la presidenta de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos.