Apple se encuentra en medio de una de las peores polémicas sobre la privacidad de sus usuarios, después de que se descubriese que contratistas externos a la compañía podían escuchar las solicitudes a Siri.

Noticias relacionadas

Cuando usamos un asistente personal como Siri, nos parece que estamos hablando con un robot. Al fin y al cabo, el marketing de Apple se ha centrado en cómo sus sistemas son capaces de detectar nuestra voz y responder a cualquiera de nuestras cuestiones o peticiones.

Sin embargo, ni siquiera Siri está tan avanzado como eso. Detrás de estos asistentes personales aún hay mucho trabajo realizado por humanos; y la falta de transparencia del sector tecnológico ha provocado que esa simple verdad sea el fruto de un escándalo.

Apple explica porqué escuchaba las grabaciones de Siri

Después de parar momentáneamente las escuchas, Apple ha explicado hoy los resultados de la investigación interna que ha realizado sobre esta polémica; además de los cambios que va a implementar en la manera en la que funciona Siri.

Para empezar, sí, es posible que un humano haya escuchado algo que dijiste a Siri, o incluso que el asistente se activase si que te dieses cuenta. Apple llama a esto "grading", y es un proceso de evaluación de calidad que comprueba si el asistente responde correctamente.

Para ello, una pequeña muestra de los audios y las transcripciones correspondientes (menos de un 0,2% según Apple, pero un 1% según filtraciones) se almacenaba y era revisada por empleados contratados a terceros; estos tenían que decidir si Siri se había activado correctamente, si había entendido la petición, y si se había respondido de manera adecuada.

La verdad es que la tecnología aún no está al nivel de poder responder a nuestras peticiones de manera perfecta. Desde Amazon a Google, pasando por Microsoft, en los últimos meses se ha descubierto que todas estas empresas tienen procesos similares.

Pero Apple es diferente, porque precisamente el pilar fundamental del marketing de Apple es la privacidad. La compañía no duda en compararse con Google y Facebook, por ejemplo, criticando la manera en la que nuestra información "se vuelve contra nosotros", en palabras de Tim Cook.

Es por eso que esta revelación hace más daño a Apple, y la razón por la que no podía simplemente dejar pasar el tiempo, a ver si se olvida, como están haciendo el resto. Hoy Apple ha anunciado las medidas que tomará en respuesta.

Nuevas medidas de Apple

Para empezar, Apple ya no guardará las grabaciones de audio de Siri, aunque sí que se conservarán las transcripciones automáticas en texto.

Más importante es que el proceso de evaluación volverá a implementarse, pero esta vez será opcional; tendremos que dar permiso expreso para que nuestras grabaciones de audio sean escuchadas para mejorar el servicio.

Además, sólo los empleados de Apple podrán escuchar estas grabaciones, y si se considera que no había intención de activar Siri, se borrarán inmediatamente.

¿Serán medidas suficientes para recuperar la confianza de los usuarios?