No es raro emocionarse al ver las fotos a color del espacio que regularmente recibimos de la NASA. El Hubble ha recogido alguna de las instantáneas más impresionantes en lo que llevamos de siglo, y son tan misteriosas como hermosas.

Noticias relacionadas

Pero lo que puede que no supieras es que las fotos que se toman del espacio, como las del Hubble, están en blanco y negro. Si cogiéramos esas fotos y las publicáramos sin técnicas de coloración quedarían en blanco y negro. Este detalle no desmerece las fotos, por supuesto, pero para que podamos entender mejor lo que hay en ellas se colorean.

Y no, no hablamos de que los científicos se pongan con rotuladores a dibujar a mano. Gracias a estas técnicas que os mostraremos a continuación entenderéis que detrás de una de estas fotos se esconden secretos que no habíais tenido en cuenta hasta ahora.

Las fotos a color del espacio no deberían tener color: ¿cómo lo hacen?

Ha sido de nuevo el canal de Vox el que ha resuelto la incógnita (no confundir con el canal del partido político de ultraderecha español) en un breve vídeo explicativo. En el vídeo de poco más de 5 minutos nos explican las técnicas que tanto el Hubble como los responsables de este usan para alcanzar dichas instantáneas.

Para empezar, hay que aclarar que el Hubble no tiene como función principal capturar imágenes a color. Lo que hace el Hubble es medir el brillo de la luz que se refleja en los objetos en el espacio. 

Para que se produzca una imagen a color el Hubble captura imágenes usando un "filtro de banda ancha" que captura un rango general de luz roja, verde y azul en una imagen en blanco y negro. Estos se combinan para crear fotos a color del espacio.

NASA

Pero los científicos que realizan esta coloración no se limitan al color "real" de la imagen. En muchas ocasiones, los científicos aplican color a zonas de las fotos que, de otra forma, serían invisibles al ojo humano como gases.

El Hubble, usando este filtro, consigue esto filtrando longitudes de onda extremadamente estrechas del espectro de luz visible que corresponden a elementos individuales como oxígeno e hidrógeno, cambiando así el color de cada imagen para que corresponda a rojo, verde o azul. La imagen de los Pilares de la Creación fue creada así.

En esta imagen, el azufre está representado en color rojo, el hidrógeno está representado en color verde y el oxígeno en color azul; colores en los que normalmente no se representan en el espectro visible. Según Vox, estos son "mapas coloreados" con imágenes que facilitan el análisis y que, además, son más bonitos.

De esta forma podemos disfrutar de las fotos del espacio como las que vemos del Hubble. Si habláramos fotografías en color "verdadero", estas fotografías se inclinarían a un único color; los Pilares de Luz se verían principalmente rojos pero gracias a este filtrado podemos ver gracias a la inclusión de más colores a la instantánea todavía más bella de lo que ya es (y más detallada).

Os encomendamos ver el vídeo de Vox para revisar más detalles de cómo el Hubble consigue más fotografías hechas de luz fuera del espectro visible. Es fascinante cómo la NASA y la ESA pueden convertir imágenes espaciales en algunas de las instantáneas más bellas (e importantes) de nuestros tiempos.