Estados Unidos ha llegado a su límite. Hace unos meses nos enterábamos de que existía una red de pedofilia enfocada en los comentarios de YouTube y posteriormente se supo que la plataforma no solo era consciente de esto, sino que era proclive a no acabar con recomendaciones de vídeos de menores. Este y todos los demás sucesos respecto al caso han llvado al Gobierno federal a abrir una investigación contra YouTube.

Noticias relacionadas

El Gobierno federal de los Estados Unidos inician una investigación contra YouTube

YouTube-Dark

Según The Verge y Washington Post, la Comisión Federal de Comercio está investigando las prácticas de recopilación de datos de la plataforma debido a la falta de protección de los niños, según el Post. La investigación está en una etapa todavía tardía, y se inició después de que un grupo de consumidores y defensores de la privacidad se quejara de la indefensión de los menores.

Esta investigación también alude a numerosos informes e investigaciones de medios de comunicación que han demostrado en los últimos meses cómo la reproducción automática y las recomendaciones de YouTube favorece que los depredadores sexuales de menores se aprovechen de los vídeos de menores.

Esta investigación ha tenido reacciones políticas en Estados Unidos. Por ejemplo, el senador Edward Markey ha asegurado que “la compañía aún tiene que tomar las medidas necesarias para proteger a sus usuarios más jóvenes”.

Los responsables de YouTube ya están intentando solucionarlo

Sundar_Pichai

Tanto Susan Wojcicki, CEO de YouTube como Sundar Pichai, CEO de Google están al tanto de la situación y ya están intentando encontrar una solución en respuesta a dicha investigación. Algunas de las medidas que YouTube ha tomado han sido desactivar los comentarios en vídeos con menores o prohibir a los niños hacer streaming sin un adulto cerca.

Pero el mayor problema radica en las recomendaciones. Si bien estas medidas pueden ayudar a combatir este tipo de mensajes, la clave está en que YouTube y su algoritmo siguen recomendando vídeos de niños. No es difícil conseguir que YouTube te recomiende esta clase de vídeos; basta con ver un par de vídeos con menores y la plataforma te los recomienda. Sistema del que abusan esta clase de depredadores sexuales.

Este es el centro de las peticiones a Google: acabar con las recomendaciones de vídeos de niños. La respuesta de YouTube sin embargo no fue demasiado bien recibida; a principios de junio, un portavoz de YouTube dijo al New York Times que hacer esto perjudicaría a los creadores de contenido. El Times fue tajante con este tema; YouTube tiene “recomendaciones sobre videos que considera que ponen en riesgo a los niños”.

En los reportes de las últimas semanas hemos visto como estos CEOs están buscando medidas alternativas antes que el cancelar las recomendaciones de estos vídeos. Según Bloomberg y The Wall Street Journal, una posible solución sería trasladar todo el contenido de esta índole a la plataforma dedicada de YouTube, YouTube Kids. La plataforma de vídeo dijo respecto a esta idea que consideran “muchas ideas para mejorar YouTube y algunas siguen siendo solo eso, ideas”.

Esta de todas formas tampoco es una solución. YouTube Kids también ha estado manchada de contenido inapropiado, con alusiones a pornografía explícitas, caricaturas de carácter sexual claro y vídeos que alientan a comportamientos no aptos para menores o cuanto menos, seguros. Además, mover tal cantidad de material de una plataforma a otra, dado el volumen de YouTube, sería inabarcable.

A esto se le suman las visitas. Según Bloomberg y citando fuentes internas de YouTube, los niños “tienden a pasar al sitio principal de YouTube antes de que alcancen los 13”. Según un portavoz de la compañía, aunque en la app haya unas 20 millones de personas a la semana, no es nada en comparación con los usuarios que ven vídeos en canales de niños populares en el sitio principal.

Niños jugando

Finalmente, el mayor problema que tiene YouTube, además de la investigación, es la implicación en el contenio de los niños. Ya no hablamos de que los niños vean vídeos, sino que además están directamente introducidos en la plataforma. Algunos niños, gracias a YouTube, son extremadamente adinerados protagonizando vídeos de ASMR, unboxing de juguetes, etcétera. Incluso algunos youtubers grandes de la plataforma usan a niños como colaboradores como es el caso de Jake Paul y el niño de 4 años, Tydus.

Esto también genera problemas; existen muchos canales que hacen un uso abusivo de la presencia de sus hijos para promocionar sus canales. Solo en España podemos encontrar canales dedicados a hacerle bromas a niños, usarlos para generar vídeos falsos sobre pérdidas de animales y demás. YouTube tendrá que elegir; las recomendaciones y el perjuicio a los creadores de contenido que supondrá su eliminación… o los niños.