uber coche autonomo volvo

uber coche autonomo volvo

Omicrono

El accidente mortal del coche autónomo de Uber era imposible de evitar, según la policía

La policía ha confirmado que el coche autónomo de Uber no ha tenido ninguna responsabilidad en el accidente en el que ha muerto una mujer.

Noticias relacionadas

La policía de Tempe, Arizona, ha confirmado que el accidente ocurrido ayer en el que se vio implicado un coche autónomo de Uber y una mujer (que falleció) era «completamente imposible» de evitar, tanto si el sistema autónomo del vehículo estuviese al mando como si el coche hubiese sido conducido por una persona. En otras palabras, el coche autónomo no ha tenido la culpa.

Ha sido la propia Sylvia Moir, Jefa de la Policía de Tempe quien lo ha confirmado: «El conductor dijo que fue como un destello, la persona salió delante de él». Pero la confirmación oficial de la policía no se basa en el testimonio del conductor (que debe estar en todo momento tras los mandos del vehículo autónomo para reaccionar, pues así lo obliga la ley), sino en las grabaciones de seguridad del Volvo implicado en el accidente.

En las imágenes se ve claramente cómo el accidente era simplemente imposible de evitar. La mujer iba caminando arrastrando su bicicleta por la mediana cuando al tratar de cruzar un carril fue arroyada por el Volvo de Uber conduciendo a 60 kilómetros por hora (en un tramo de 55 kilómetros por hora).

El sistema autónomo no fue el culpable, según la policía

«Está muy claro que habría sido difícil evitar esta colisión en cualquier tipo de modo (autónomo o impulsado por el hombre) basado en cómo ella salió de la oscuridad directamente hacia la calzada».

uber coche autonomo accidente

uber coche autonomo accidente

La persona afirmó que dadas las condiciones de luz y que la persona salió de golpe, se dio cuenta de la situación directamente por el sonido de golpe

Por lo tanto, se puede afirmar que este primer accidente mortal documentado producido por un vehículo completamente autónomo no tuvo la culpa el vehículo sin conductor, sino la persona arroyada, y simplemente hubiera sido imposible evitar el resultado dadas las condiciones de la situación (la oscuridad y la repentina salida a la carretera).

Esto significa, al mismo tiempo, que aunque esté al mando un sistema autónomo completamente preparado y entrenado para cualquier situación, hay accidentes que son simplemente inevitables. Se puede reducir las probabilidades de que ocurran accidentes, pero hay algunos que son inevitables. Es el caso de este accidente, donde una persona prácticamente se ha tirado a un coche a una velocidad considerablemente alta.

No obstante, Uber ha detenido todas las pruebas en las que estaba usando vehículos autónomos hasta que se finalice la investigación en torno al accidente.