"Pez racista". Este es el grafiti con el que ha amanecido este viernes la popular escultura de la Sirenita en Copenhague. La policía danesa está investigando los hechos y todavía no ha identificado a los autores de la pintada.

Noticias relacionadas

Tras decapitar estatuas de Colón y quemar efigies de otros conquistadores, el movimiento antirracista surgido tras el caso George Floyd vandaliza ahora una obra que no representa a ningún personaje histórico, dado que la escultura Den Lille Havfrue -La pequeña señora del mar, como es conocida en danés- fue realizada en honor al famoso cuento de hadas de Hans Christian Andersenen.

"Lo consideramos vandalismo y vamos a comenzar una investigación", ha afirmado el portavoz de la Policía de Copenhague, según recoge Reuters. 

No es la primera vez que atacan la Sirenita de Copenhague. Ha sido decapitada tres veces, le han arrancado un brazo y una vez fue volada con explosivos de su pedestal de granito. En otras ocasiones, ha aparecido pintada de varios colores o vestida con camisetas de fútbol, velos islámicos o incluso una túnica del Ku Klux Klan.

¿La Sirenista, racista?

Los manifestantes del movimiento Black Lives Matter en todo el mundo se han manifestado en los últimos meses contra estatuas de personajes históricos que desempeñaron un papel en la opresión racista, como los traficantes de esclavos y los colonialistas.

La Sirenita no ha sido parte de este debate, pero el año pasado un remake de acción en vivo de Disney de la película animada del mismo nombre de 1989 fue objeto de una controversia después de que la actriz afroamericana Halle Bailey fuera elegida para el papel central.

"Me está costando ver lo que es particularmente racista en el cuento de hadas" La Sirenita", defiende Ane Grum-Schwensen, investigadora del H.C. El Centro Andersen de la Universidad del Sur de Dinamarca, dijo al canal de noticias local Ritzau.