Bruselas

La guerra comercial no declarada entre la Unión Europea y los Estados Unidos de Donald Trump sigue agravándose. Bruselas ha avisado este lunes a Washington de un contraataque global que afectaría a 300.000 millones de dólares en productos norteamericanos (el 19% del total de las exportaciones de EEUU) si sigue adelante con su plan de imponer aranceles a las importaciones de coches

Noticias relacionadas

Trump ha amenazado vía tuit con recargos tarifarios del 20% a los coches importados de la Unión Europea, aunque su Departamento de Comercio eleva la cifra hasta el 25%. El presidente norteamericano ha vuelto a cargar durante el fin de semana contra sus socios transatlánticos, a los que acusa de aprovecharse de EEUU en comercio y defensa. "La UE es posiblemente tan mala como China, solo que más pequeña", ha asegurado en una entrevista a Fox News.

Para Bruselas, la investigación abierta por Washington sobre las importaciones de coches "carece de legitimidad y base objetiva y vulnera las reglas del comercio internacional". Se trata de una medida puramente proteccionista disfrazada con el argumento de la seguridad nacional que perjudica a la economía mundial y pone en riesgo las relaciones con países aliados y amigos, sostiene la Comisión Europea en un documento de alegaciones enviado a EEUU.

Los fabricantes de coches de la UE producen ya 2,9 millones de automóviles dentro de EEUU, el 26% del total. Proporcionan 120.000 puestos de trabajo directos en las plantas y hasta 420.000 empleos adicionales en el sector de la distribución. "Las restricciones comerciales llevarán probablemente a mayores costes de producción para los fabricantes basados en EEUU, lo que equivale en la práctica a una tasa a los ciudadanos americanos", avisa el Ejecutivo comunitario.

Golpes y contragolpes

El impacto de los aranceles sobre la economía de EEUU "se verá significativamente agravado por las probables contramedidas de los socios comerciales de EEUU". Unas represalias que según los cálculos de Bruselas afectarían a 294.000 millones de dólares en exportaciones norteamericanas.

Esta cifra corresponde a la cantidad total de coches y componentes de automóviles que importa Estados Unidos del resto del mundo. De esta cantidad, las exportaciones de automóviles de la UE a EEUU ascienden a alrededor de 58.000 millones de dólares (50.000 millones de euros), por lo que las represalias comunitarias podrían llegar como máximo a esa cantidad. 

El intercambio de golpes y contragolpes entre Bruselas y Washington ya ha comenzado con los aranceles de Trump al acero y al aluminio, a los que la UE ha respondido con recargos en casi 200 productos estadounidenses

También los fabricantes de coches han expresado su preocupación por la amenaza de aranceles. Alertan de que los compradores de vehículos importados se encontrarán con una subida media de precio de cerca de 6.000 dólares. Las tasas podrían provocar una pérdida de hasta 195.000 puestos de trabajo en EEUU y una reducción de ventas de entre 1 y 2 millones de unidades, según los cálculos de la Alianza de Fabricantes de Automóviles.

El nuevo aumento de tensión entre la UE y EEUU se produce a pocos días de que Trump visite por segunda vez Bruselas para asistir a la cumbre de la OTAN que se celebra el 11 y 12 de julio. En su entrevista con Fox News, el presidente norteamericano volvió a quejarse de que EEUU "se gasta una fortuna" en defender a sus socios europeos. 

Por su parte, el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, tiene previsto visitar Washington el 24 de julio para reunirse con Trump y tratar de reducir la tensión comercial. "Deberíamos desdramatizar estas relaciones", ha dicho Juncker.