Nueva York

El primer cara a cara de los candidatos republicano y demócrata a la Presidencia del Gobierno de Estados Unidos podría calificarse de espectáculo bochornoso, más propio de una pelea callejera. Durante noventa minutos, Donald Trump ha interrumpido sistemáticamente tanto a su oponente como al moderador, exasperando a uno y a otro e impidiendo que los espectadores pudieran siquiera oír las preguntas.

Noticias relacionadas

El moderador, Chris Wallace, de Fox News, luchó sin éxito durante hora y media por mantener el control mientras acribillaba a los candidatos con preguntas sobre la Corte Suprema, la economía, la pandemia de coronavirus y las crecientes tensiones sociales y raciales. En repetidas ocasiones amonestó al presidente por hablar cuando le tocaba a Joe Biden e ignorar las reglas que ambas partes habían acordado respetar.

Insultos y golpes bajos

Como era de esperar, el presidente lanzó una retahíla de acusaciones infundadas contra su rival demócrata y su familia, sacando a colación la supuesta relación de Hunter Biden con el régimen de Vladimir Putin y sus problemas con las drogas. Además, defendió a capa y espada su gestión de la pandemia y de la consecuente crisis económica, acusando machaconamente a China de ambas y repitiendo sin cesar que él ha hecho "mucho más en 47 meses" en la Casa Blanca lo que Biden en 47 años en el Gobierno.

Por su parte, el candidato demócrata no se ha quedado corto a la hora de repetir en varias ocasiones que Trump "es el peor presidente que ha tenido este país en toda su historia", acusándole de estar escondido en su búnker o en su campo de golf en vez de estar luchando por mejorar la vida de los estadounidenses. "Seguro que tÚ juegas más que yo al golf, Joe", ha respondido Trump.

Pero sin duda, el momento más tenso del debate ha llegado con el turno de preguntas sobre uno de los temas favoritos de Trump, la ley y el orden. El veterano periodista de la Fox le ha preguntado hasta cuatro veces a Trump si se retracta de su tibieza a la hora de hablar de grupos supremacistas blancos, pidiéndole que los condenara, a lo que Trump se ha resistido hasta que ha llegado el momento de pasar al siguiente tema.

El colofón ha sido cuando, debatiendo el estado de la economía del país, Wallace le ha preguntado repetidamente a Trump si era cierto que en 2015 y 2016 sólo pagó 750 dólares de impuestos sobre la renta. "He pagado millones en impuestos. Hasta que me convertí en presidente claro que no quería pagar impuestos; era un empresario del sector privado y en el mundo de la construcción nadie que no sea estúpido quiere pagar impuestos".

Biden mantiene el tipo

Pese a que Biden acudía al debate decidido a no caer en el insulto fácil y la retórica torticera, su resolución le ha durado más bien poco. El primer punto de inflexión se produjo minutos después de comenzar el primer turno de preguntas y respuestas, tras un breve intercambio sobre la candidata de Trump a la Corte Suprema, Amy Coney Barrett. Biden acusó a Trump de estar tan interesado en reformar la configuración de la corte para deshacerse del 'ObamaCare', lo que supondría que 20 millones de personas pierdan su seguro médico. Trump contraatacó acusando a Biden de querer quitarle el seguro médico a 180 millones de personas y posicionarse del lado de la "medicina socialista" que predica el senador Bernie Sanders.

Pese a las continuas interrupciones y divagaciones de Trump -algo que entra dentro de la habitual forma de comportarse del actual presidente en este tipo de encuentros-, Biden pudo mantener el tipo, ciñéndose a su guión y dirigiéndose en primera persona a los votantes que presenciaron el debate por televisión. Trump, por el contrario, centró toda su atención en interpelar a su oponente directamente, con apenas un par de frases para los espectadores.

El caos ha ido en crescendo, ayudando a Trump a llevar a Biden a su terreno. Biden, que había empezado con pies de plomo, ha titubeado en varias ocasiones, salteando sus planteamientos con silencios demasiado prolongados antes de dar cifras.

Finalmente, desesperado por no poder responder –ni probablemente escuchar– las preguntas del moderador, Biden le ha espetado un "¿quieres callarte, hombre?" al presidente, justificando su estufido con el primero de varios insultos ("es difícil hablar con este payaso"). Trump no se ha quedado corto, saltando una vez más para interrumpir a Biden y prohibirle "que use la palabra 'listo'" con él, acusándole de ser él quien va de listo "cuando fue el último o el penúltimo de su clase en la universidad".