El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha asegurado que si no hubiese sido por él, en lugar de 200.000 fallecidos por la pandemia de la Covid-19 habría más de 2 millones. Y una vez más, ha culpado a China por "dejar escapar la plaga".

Noticias relacionadas

"China tendría que haberlo parado en su frontera. No deberían haberlo dejado extenderse por todo el mundo y eso es terrible", ha valorado Trump, que ha presumido de haber ordenado rápido el cierre de fronteras a ciudadanos de aquel país.

En un mitin en el estado clave de Pensilvania, Trump ha omitido el hecho de que Estados Unidos tiene el número de muertos y contagios más alto del mundo, así como uno de los índices de casos por cada 100.000 habitantes más abultado.

"No lo llaméis el coronavirus; es el Chinavirus. Corona suena a villa italiana o algo así. Es Chinavirus", se ha mofado Trump en Pittsburgh, en un acto repleto de personas sin distancia de seguridad ni mascarillas en muchos casos.

Ante sus fieles, no ha perdido ocasión de burlarse de su rival en las elecciones de noviembre, Joe Biden: "Va siempre con la mascarilla puesta. Todo ese dinero en cirugía plástica para cubrirla con una mascarilla".

Entretanto, el balance de la pandemia en el país supera las peores previsiones iniciales, que eran de entre 100.000 y 240.000 muertes. En aquel momento, Trump rebajó las estimaciones y se mostró confiado en que no se superarían los 60.000.