Foto: Reuters

Foto: Reuters

América

Acuerdo de mínimos entre republicanos y demócratas para reabrir la Administración de EEUU

Con 81 votos a favor por 18 en contra, han aprobado una medida de gasto provisional que durará hasta el 8 de febrero.

El Senado de EEUU votó este lunes a favor de avanzar una propuesta presupuestaria que permita reabrir el Gobierno federal en las próximas horas, después de que la falta de acuerdo entre demócratas y republicanos provocara la extinción de los fondos en la medianoche del viernes.

Los demócratas consintieron aprobar que se someta a voto final una medida de gasto provisional que durará hasta el 8 de febrero después de que el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, prometiera permitir que un proyecto de ley de inmigración se someta a votación el mes próximo.

Con 81 votos a favor por 18 en contra, la medida necesitaba un mínimo de 60 votos a favor para progresar en la Cámara Alta, un texto que deberá ahora ser sometido a voto final antes de pasar a la Cámara de Representantes, donde se prevé que sea aprobada fácilmente.

"Después de varias discusiones, ofertas y contraofertas, el líder republicano y yo llegamos a un acuerdo. Votaremos hoy para reabrir el Gobierno para continuar negociando un acuerdo integral", dijo el líder de la minoría demócrata del Senado, Charles Schumer, antes del voto.

Schumer indicó que McConnell se ha comprometido a que, si los negociadores no logran llegar a un acuerdo de inmigración antes de que expire la medida de gasto provisional el 8 de febrero, "el Senado procederá inmediatamente a la consideración de la legislación" para proteger a los jóvenes indocumentados conocidos como "soñadores".

"Ahora hay un camino real para obtener una ley en el pleno y a través del Senado. Es una buena solución y votaré por ella", agregó Schumer.

Los demócratas impidieron el pasado viernes la aprobación de los fondos para financiar la Administración al vincular su apoyo a que el presidente de EEUU, Donald Trump, y los republicanos accedieran a regularizar a los cerca de 800.000 "soñadores" que viven en el país.

El programa con el que el expresidente Barack Obama protegió a esos jóvenes de la deportación (DACA) expira este 5 de marzo, tras ser cancelado el pasado septiembre por Trump.

Los republicanos, por su parte, exigen que los demócratas incluyan en el nuevo acuerdo presupuestario fondos para la construcción del muro fronterizo en México, una de las controvertidas promesas electorales de Trump.

Los demócratas también demandan que los presupuestos aborden asuntos críticos para ellos, como la crisis de opioides que azota el país

El proyecto incluye una extensión de financiación de seis años para el Programa de Seguro de Salud para Niños (CHIP, en inglés), una prioridad fundamental para los miembros de ambas partes.

Las consecuencias del shutdown

En los cierres de Gobierno de EEUU, los empleados del gobierno son vulnerables a la posibilidad de acabar recibiendo una suspensión en forma de baja temporal no remunerada. Otros trabajadores "esenciales", incluidos los que se ocupan de la seguridad pública y la seguridad nacional, siguen trabajando, algunos con paga, otros sin ella.

El último cierre en octubre de 2013 duró más de dos semanas. Más de 800.000 empleados federales fueron suspendidos. Esto es lo que sucedió entonces, y lo que estiman las autoridades que ocurrirá ahora.