Los casos globales de COVID-19 superaron el domingo la barrera de los 14 millones, mientras que los fallecidos en la pandemia se elevan a 597.105, de acuerdo con los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Noticias relacionadas

Los casos diarios siguen en rápido aumento y en las últimas 24 horas volvieron a marcar un nuevo récord, situándose en casi 260.000, y también hubo un número inusualmente alto de fallecidos registrados, más de 7.300, por encima de la media de unos 5.000 mantenida en los pasados dos meses.

En este sentido, el jefe de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, advirtió que en la mayor parte del mundo, el virus no está bajo control y está "empeorando".

América acumula 7,3 millones de casos y 305.000 muertes, y Europa supera los tres millones de contagios con 206.000 fallecidos, siendo las regiones más afectadas. El sur de Asia, con 1,4 millones de casos, ha superado a Oriente Medio, con 1,3 millones, como la tercera región más afectada, debido al crecimiento de la pandemia en países como Pakistán o India.

Este último país ha superado el millón de casos y varios estados se han visto obligados a imponer bloqueos parciales solo semanas después de que finalizara el bloqueo nacional de dos meses.

Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS. Reuters

África es el continente con menos casos registrados solo por detrás de Oceanía, que tiene 256.788. Por el momento en África se han confirmado 561.461 positivos, siendo Sudáfrica y Egipto los lugares con más brotes. Sudáfrica concretamente es uno de los países de todo el mundo donde el coronavirus se está expandiendo con mayor rapidez. 

Sin embargo, los datos de África no son del todo fiables, puesto que las tasas de prueba son extremadamente bajas en algunas partes del continente, lo que podría estar distorsionando las estimaciones oficiales de hasta qué punto se ha propagado el virus.

EEUU, el más afectado

Estados Unidos sigue encabezando la lista de países más afectados, con 3,5 millones de infecciones y más de 140 mil muertes, y parece que por el momento no ha llegado al pico de contagios. En las últimas semanas se ha experimentado un número de positivos récord y el número de muertes también ha comenzado a aumentar. 

La nueva oleada está siendo impulsada por nuevos brotes en el sur y el oeste del país, que han visto como suben las tasas de infección desde que los estados comenzaron a aliviar las restricciones de cierre a fines de mayo. EEUU ahora representa más de una cuarta parte de todas las muertes por coronavirus.

Según ha informado la BBC, la Universidad de Washington predice que el número de muertos podría llegar a más de 220.000 a principios de noviembre, aunque también apunta que esto podría reducirse a aproximadamente 180.000 si el 95% de los estadounidenses usan mascarillas en público.

Por esta razón, la mayoría de los gobernadores estatales han decretado que el uso de máscaras al aire libre sea obligatorio, a pesar de que el presidente Trump prometió no ordenar a los estadounidenses que usen máscaras, y le dijo a Fox News que las personas deberían tener "cierta libertad".

Brasil es el segundo país más afectado con dos millones de contagios. Le siguen India, Rusia, Perú y Sudáfrica.

Por mortalidad

En lo que respecta al número de muertes, EEUU también se sitúa a la cabeza y le siguen Brasil, con 77.000, Reino Unido, con 45.000, y México, que supera los 38.000 decesos y es además el séptimo país en número de contagios. 

También hay que saber que más de 8,6 millones de afectados por el coronavirus se han recuperado ya, y entre los más de 5 millones de casos activos sólo un 1% (60.000 personas) se encuentran en estado grave o crítico.