Nicolás Maduro parece estar divirtiéndose con lo que en España está suponiendo un escándalo político, con un ministro, José Luis Ábalos, señalado por la oposición tras descubrirse una reunión en Barajas con la 'número 2' del régimen chavista, Delcy Rodríguez. En su última aparición pública, en la petrolera estatal PDVSA, se ha referido al asunto tratando de divertir a los asistentes.

Noticias relacionadas

"Delcy se ha convertido en una estrella de la televisión y el cine en España. 'Delcygate' se llama la novela de Delcy en España. La mujer más famosa de España. El futuro de España depende de Delcy", ha terminado diciendo entre risas, pese a que el acto que le ocupaba estaba centrado en la "emergencia energética" en el país.

De hecho, ha anunciado el nombramiento de Tareck el Aissami como líder de una comisión que tendrá plenos poderes para reestructurar la industria nacional. "Declaro la emergencia energética de la industria de hidrocarburos a los fines de adoptar las medidas urgentes y necesarias para garantizar la seguridad energética nacional y proteger a la industria de la agresión imperialista", ha proclamado Maduro.

En febrero de 2017, el Gobierno de Estados Unidos sancionó por narcotráfico a El Aissami tras una investigación "de años" que llevó al Departamento del Tesoro a determinar que el chavista juega "un papel significativo en el tráfico internacional de narcóticos", con destinos que incluyeron México y Estados Unidos.

Según un informe de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), que cita a fuentes secundarias del mercado, la producción venezolana en diciembre se situó en 714.000 barriles diarios, 193.000 menos que los registrados por el Ejecutivo de Maduro.

Felipe González: "No debería haber pasado por España"

El expresidente del Gobierno de España, Felipe González, ha considerado este jueves que la vicepresidenta del Gobierno de Venezuela, Delcy Rodríguez, "no debería haber pasado por España".

González ha rehusado contestar a una pregunta sobre la conveniencia, o no, de la dimisión del ministro de Transportes, José Luis Ábalos, por su entrevista en el aeropuerto madrileño Adolfo Suárez-Barajas con la vicepresidenta venezolana: "No me meto en eso".