El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha revelado este viernes que su vicepresidenta, Delcy Rodríguez, fue "en silencio" a países durante su reciente gira internacional para "conversar cosas muy interesantes" que no ha precisado, ironizando con que en España, por donde pasó, "han hecho una novela, el 'Delcygate'".

Noticias relacionadas

"Fue a algunos países en público y se conoció, y en otros fue en silencio para conversar cosas muy interesantes que nosotros estamos desarrollando con otros países del mundo", ha contado en una rueda de prensa en velada referencia al polémico encuentro con el ministro Ábalos en el aeropuerto de Barajas.  

Poco antes, en la misma comparecencia, Maduro ha revelado que ha trasladado a España y a otros "gobiernos amigos", entre los que también ha mencionado a Argentina, México, Panamá, Rusia y la UE, su propuesta de crear un grupo de "países amigos" que se encargue de favorecer el diálogo en Venezuela.

Maduro ha confirmado asimismo que Rodríguez "pasó por el aeropuerto de España" en el marco de dicha gira internacional y "dejó allí al ministro de Turismo, que estaba oficialmente invitado a FITUR" y aprovechó para verse con el Rey, "ministros" y empresarios que, según ha dicho, "quieren invertir en Venezuela" y "son bienvenidos".

En opinión de Maduro, todo esto "no tiene nada fuera de lo normal", pese a lo cual --ha criticado- "en España han hecho una novela, el 'Delcygate'", aludiendo así al encuentro sostenido en el aeropuerto madrileño de Barajas entre Rodríguez y el ministro de Transportes, José Luis Ábalos.

"Delcy es casi Europea"

Preguntado directamente sobre esta reunión, Maduro ha optado por mantener el tono irónico. "Eso es secreto de Delcy, ella no me ha contado ese secreto, qué habló con Ábalos", ha contestado.

Ya más serio, ha enmarcado el "Delcygate" en "una campaña permanente en España contra Venezuela" que ha atribuido a "la derecha española que cree que Franco está vivo". "Entonces, si va la vicepresidenta a España, hay que detenerla, humillarla y expulsarla a patadas, esa es la visión del franquismo", ha denunciado.

Maduro se ha mostrado especialmente molesto porque, según ha sostenido, "Delcy es casi Europea", recordando que vivió seis años en Londres y cinco en París, "habla perfecto inglés y francés y todas sus amistades son europeas". "Ella casi tiene pasaporte europeo", ha bromeado.

Con todo ello, el inquilino de Miraflores se ha dirigido a "la derecha de Vox, del PP y franquista" para que "calmen los nervios y dejen la persecución contra Venezuela".