El Sinn Fein podría terminar este sábado con el bipartidismo asentado en Irlanda desde hace casi un siglo. Su actual líder, Mary Lou McDonald, representa la renovación del partido, que nació como brazo político del IRA, lo que resulta atractivo a parte de la población irlandesa que quiere un cambio. 

Noticias relacionadas

Según las últimas encuestas, Sinn Fein (SF) tendría el apoyo de un 25% de la población, casi empatado con Fianna Fail (23%) y cinco puntos por delante de Fine Gael, liderado por el actual primer ministro del país, Leo Varadkar, con un 20% de intención de voto.

McDonald, de 50 años, se inició en política durante su adolescencia y a finales de los años noventa se unió a Fianna Fail (de ideología conservadora y que defiende el nacionalismo irlandés). Poco después, en 1998, cambió radicalmente al izquierdista Sinn Fein. 

En 2002 fue candidata en las elecciones generales por Dublín Oeste, pero no consiguió el escaño del Dáil (Parlamento de Irlanda). Sin embargo, en 2004 ganó las elecciones europeas y se convirtió así en la primera eurodiputada del SF

En 2007 volvió a intentar entrar en el Parlamento, mientras continuaba con su labor en la Eurocámara, pero tampoco logró su asiento. Finalmente fue elegida diputada por Dublín Central en 2011, y mantuvo su puesto en 2016. 

En 2018 se convirtió en la nueva presidenta del partido en sustitución del histórico Gerry Adams, líder desde 1983. Mary Lou McDonald es de perfil moderado, lo que atrae a muchas personas que ya no tienen tan presente los antiguos vínculos del partido con el IRA. 

Históricos lazos con el IRA

La candidata es preguntada habitualmente sobre este asunto y ha variado su postura según el momento, lo que ha generado críticas por parte de la oposición, aunque no ha hecho que descienda en las encuestas.

Uno de los momentos más polémicos sucedió en enero de 2018 cuando asistió, junto con otros diputados de SF, al homenaje del 46º aniversario de la muerte de Peter McNulty, un miembro del IRA que falleció cuando el dispositivo que estaba colocando en una comisaría de Castlewellan explotó antes de tiempo. 

Más tarde, en una entrevista con El Mundo, de julio de 2018, McDonald declaró que "el proceso de paz es muy robusto e incluye sanar las heridas causadas por la violencia, a manos del IRA o a manos de los paramilitares 'lealistas' o de las fuerzas británicas". 

Asimismo, arremetió contra "el nuevo IRA" y afirmó que "no hay razones para estar alarmados, aunque sí preocupados". "El IRA ya no existe. Quienes hostigan la violencia, se hacen llamar disidentes y se venden como algo 'nuevo', yo diría que son criminales y gánsteres", dijo tajantemente. 

La última controversia se produjo durante la campaña electoral después de que Conor Murphy, ministro de Finanzas de Sinn Fein en Irlanda del Norte, dijese que Paul Quinn, un joven de 21 asesinado a palos en 2007 supuestamente por el IRA, "estaba involucrado con el contrabando y la criminalidad". 

Sobre este asunto, McDonald dijo en una entrevista que "Murphy nunca ha dicho eso" y que "esa no es su opinión". Más tarde, durante un debate televisivo, se retractó y aseveró que había hablado con Murphy y le había instado a contactar con la familia Quinn. Finalmente, fue ella misma la que llamó a los padres para disculparse, los cuales aseguran que Murphy debería dimitir.

Reunificación de Irlanda

Dentro de sus propuestas la más destacada es la de reunificar Irlanda con Irlanda del Norte. Su principal argumento es que en el referéndum del brexit, Irlanda del Norte votó mayoritariamente en contra, lo que le daría legitimidad a la idea de la reunificación.

En este sentido, la oposición la ha acusado de utilizar el brexit como coartada, pero ella se defiende asegurando que "el brexit es una decisión tomada por el Reino Unido con profundas consecuencias para Irlanda".

Al ser elegida como líder del SF vaticinó que el referéndum de unificación "se celebrará en la próxima década", pero garantizó que este hipotético proceso se hará de forma "consensuada y democrática".

"Habrá que dar tiempo para que tome forma el debate y se concrete cuál será la visión de una isla unificada. Y habrá que hacerlo de una manera inclusiva, que tenga en cuenta a los unionistas y a la población británica en Irlanda del Norte".

Otras propuestas

Con respecto a los asuntos sociales, la candidata siempre ha tenido sus ideas muy claras y en algunas ocasiones ha mostrado su oposición a medidas de su propio partido. Por ejemplo, fue una firme partidaria el derecho al aborto -que Irlanda legalizó a finales de 2018-, algo que en un primer momento no era apoyado por el SF. 

Está en contra del impuesto al carbono, ya que asegura que no sirve para reducir las emisiones y, sin embargo, perjudica a toda la población. "Luchar contra el cambio climático no es penalizar a las familias comunes y trabajadoras aumentando sus cargos por combustible o facturas de servicios públicos", afirmó. 

También quiere aumentar un 5% los impuestos a las personas que ganan más de 140.000 euros al año y que el servicio de guarderías sea público, "al igual que nuestras escuelas y hospitales".

Cordón sanitario al SF

A pesar de ir en cabeza en las encuestas, es poco probable que McDonald consiga llegar a la presidencia. Es prácticamente imposible que alguno de los candidatos consiga la mayoría necesaria para gobernar en solitario, por lo que necesitaría llegar a un pacto con alguno de sus principales rivales (Fianna Fail o Fine Gael), pero ninguno de los dos está dispuesto a pactar con Sinn Fein. 

Ambos han jurado que no acordarán nada con el partido de McDonald "por su programa económico, tan socialista como puede ser el de Podemos en España, y porque su primer objetivo sería impulsar la unificación de Irlanda", un tema delicado y que ellos quieren abordar de una forma más lenta y no en cinco años, cuenta Pat Leahy, el redactor jefe de Política en The Irish Times, a El País.

Lo que está claro es que la política en Irlanda va a cambiar radicalmente, puesto que tampoco se prevé que FF y FG, ambos de centro-derecha, repitan la alianza a la que llegaron en 2016. Por el momento se espera el resultado de las elecciones, cuyo escrutinio comenzarán este domingo a las 09.00 de la mañana.