Las elecciones municipales de París, que se celebrarán el próximo 15 de marzo, se presentan ajustadas. Las dos principales candidatas, Anne Hidalgo -que intentará conseguir la reelección- y Rachida Dati, llevan en campaña dos modelos de ciudad para los próximos seis años completamente opuestos y centrados en dos puntos principales: la vivienda y el medio ambiente.

Noticias relacionadas

Por mucho que insista Benjamin Griveaux, candidato a la alcaldía por La República en Marcha (el partido de Macron), de que Dati e Hidalgo "son claramente cómplices" e intentarán "preservar su statu quo" con un "pacto secreto", la realidad parece muy distinta.

En lo personal las dos tienen perfiles parecidos: son hijas de inmigrantes, vienen de familias humildes y accedieron a la universidad gracias a sus méritos y a los planes de educación franceses. 

Anne Hidalgo y Rachida Dati en un acto. Reuters

Además, las dos tienen una amplia experiencia en la política. Anne Hidalgo, miembro del Partido Socialista en 1994, ha estado siempre vinculada a la función pública desde que aprobase una oposición de la Inspección de Trabajo. En 2001 fue elegida concejal municipal de París y en 2014 consiguió la alcaldía

Por su parte, Rachida Dati trabajó unos años en la gestión de empresas antes de estudiar Derecho. Su carrera política comenzó en 2006 cuando se unió al partido Unión por un Movimiento Popular, el partido de Nicolas Sarkorzy -al que conoció en 2002 y con el que trabajó cuando él todavía era ministro de Interior-.

A pesar de no tener mucha experiencia en política, fue elegida portavoz oficial de la campaña de Sarkozy en las elecciones de 2007 y, al ser elegido presidente, Dati fue nombrada ministra de Justicia. En 2014 Dati logró la alcaldía del distrito VII de París, uno de los más turísticos ya que es donde se encuentra la Torre Eiffel e importantes monumentos como el de Los Inválidos o el Museo de Orsay.

"París a 15 minutos"

Uno de los principales problemas que tiene que abordar el siguiente gobierno de París es el común de todas las grandes ciudades: la contaminación. En este sentido, Anne Hidalgo apuesta por conseguir que París sea 100% accesible para las bicicletas en 2024.

La alcaldesa saliente apuesta por reducir el número de plazas de aparcamiento para coches y aumentar los de bicicletas. Además de peatonalizar muchas grandes vías de la capital, Hidalgo quiere reducir el acceso a la ciudad solamente a los coches de los residentes, taxis, autobuses eléctricos y vehículos de emergencias.

En este sentido, su propuesta estrella es: "París a 15 minutos". Para reducir la contaminación y mejorar la calidad de vida de la población, quiere que todas las personas tengan lo necesario solo a 15 minutos de su casa: desde tiendas para comprar, a los colegios de los hijos, e incluso el trabajo. 

Una medida muy ambiciosa con la que deberá reconfigurar el mapa urbanístico. Por ejemplo, la mayoría de las empresas de la ciudad se aglutinan al oeste de la ciudad, por lo que muchos parisinos tienen que recorrer grandes distancias para acudir a sus puestos de trabajo. Por ese motivo quiere construir nuevos espacios en las zonas del este que incluyan espacios de trabajo, así como otros servicios culturales, de vivienda o comercio.

Hidalgo también quiere fomentar el comercio de proximidad, las actividades vecinales y los huertos urbanos para reducir el impacto medioambiental. 

Dati: "El plan mata la ciudad"

Por su parte, Rachida Dati también contempla el descenso de contaminación en sus propuestas, pero critica la "visión cortoplacista" de Hidalgo y que quiera "echar a los coches de París". 

"Está en contra del coche. Al principio, contra los vehículos contaminantes; ahora son limpios y sigue. Quiere una ciudad 100% en bici, nada de coches. Pero hay que llevar los niños al cole, ir a trabajar, repartir. Matas la ciudad. París no puede ser sólo una ciudad museo donde paseas en bicicleta", explicó en la exministra en una entrevista con corresponsales recogida por El Mundo.

Según Dati, a la alcaldesa le falta "visión de conjunto" y "saber cómo se circula en París". Considera que no se debe dividir a los parisinos entre los "buenos y los malos", sino que se debe encontrar el "equilibrio y la serenidad".

Dati apuesta por planes como "Aire sano para nuestros hijos", que consiste en poner sensores que midan la contaminación en lugares cercanos a colegios y guarderías y, en consecuencia, poner "purificadores que filtren los gases contaminantes".

Los últimos sondeos

Otros de los temas más tratados en esta agitada campaña son la seguridad -Dati propone poner policía municipal armada e incrementar el número de cámaras de seguridad- y la limpieza de la ciudad -para lo que Hidalgo quiere aumentar los empleados-.

Hidalgo y Dati ya se vieron las caras en las elecciones de 2014, y esta vez la competencia parece que va a estar más reñida. Según el sondeo publicado en Journal du Dimanche (hecho por Ifop), Dati continúa 6 puntos por detrás de la actual alcaldesa, con un 19% de intención de voto frene a un 25%. Además, no para de subir a pesar de haber sido la última en anunciar su candidatura y rápidamente se ha posicionado como la principal rival. 

Hidalgo está en cabeza, pero todavía no ha conseguido llegar al casi el 35% de intención de voto que tenía en 2014. Asimismo, va a las elecciones dentro de una plataforma llamada París en Común, que cuenta con los apoyos del Partido Comunista y algunos disidentes de LREM, después de romper alianzas con el Partido Radical de Izquierda. Dati intentará que la derecha recupere el poder en París tras casi 20 años gobernado por la izquierda.