James Patterson, de 21 años, durante su declaración desde la cárcel.

James Patterson, de 21 años, durante su declaración desde la cárcel.

Mundo

El secuestrador de la menor recluida 3 meses en EEUU: "Cuando la vi, supe que la iba a secuestrar"

Una escopeta Mossberg, una máscara negra, un coche y un permiso de conducir robado. Estos objetos son los que necesitó Jake Patterson, de 21 años, para matar a tiros a los padres de Jayme Closs, 13 años,y secuestrarla a ella durante tres meses.

Patterson no conocía de nada a Closs: la vio subir al autobús del colegio un día, y fue cuando supo que "esa era la chica que iba a secuestrar". Condujo dos veces a la casa de la joven, pero siempre había gente alrededor. El día 15 del pasado octubre, fue a la casa con la cabeza rapada y la cara afeitada -para no dejar rastro-.

Entró en la casa y, de un tiro en la cabeza, mató a James Closs, el padre de la chica. Después fue al baño dentro del que Denise Closs y Jayme estaban escondidas en la bañera. Ordenó a la madre de la joven que le tapara la boca con cinta aislante y, después, la disparó. Ató a Jayme y la metió en el maletero del coche. Todo ocurrió en cuatro minutos.

Jayme pasaba hasta 12 horas sin comer

Patterson mantuvo secuestrada a la joven de 13 años durante 88 días. Cuando tenía visita o se marchaba, la obligaba a esconderse debajo de su cama. Solía poner música con el volumen muy alto para que nadie pudiese escuchar los ruidos que hacía. Jayme estuvo, en ocasiones, sin comer, beber o poder ir al baño durante periodos de hasta 12 horas.

A pesar de las amenazas y el uso de la fuerza para que no se escapara, fue el pasado 10 de enero cuando la chica logró huir. Aprovechó un momento en el que Patterson se marchó para salir de debajo de la cama, coger un par de zapatos -que se puso al revés- y salió corriendo pidiendo ayuda.

Se encontró con una mujer que paseaba un perro y le suplicó que le ayudara. "Soy Jayme Closs, no sé dónde estoy", le dijo a la mujer. "Ayúdame, por favor, me quiero ir a casa". Jayme apareció en Barron, Wisconsin, "flaca y sucia con el pelo enmarañado y con zapatos que no encajaban", según los testigos que la vieron.

"Habría disparado a la policía si me hubiesen parado"

Patterson ha declarado ante el juzgado desde la cárcel, con un mono naranja y gafas. En toda su declaración, no parece mostrar ningún tipo de emoción mientras respondía "sí señor" o "no señor" a las preguntas de la sala.

El chico ha asegurado que vio coches de policía ir hacia la casa de los Closs apenas 20 segundos después de que él saliera de la misma, con Jayme en el maletero. "Ha dicho que si la policía lo hubiese parado, les habría disparado con las recargas que le quedaban", afirma el Fiscal del Distrito de Barron, Brian Wright.

Cuando Jake Patterson fue detenido, les dijo a los policías que sabía por qué le arrestaban. "Yo lo hice", les dijo. Patterson está acusado de asesinato intencional en primer grado, secuestro y robo de armas. Estos tres delitos podrían mantenerle en prisión de por vida.