Una de cada tres mujeres en Europa ha heredado el receptor de la progesterona de los neandertales, una variante genética que está asociada con un incremento de la fertilidad, menos sangrado en las primeras fases del embarazo y menos abortos, según un estudio publicado en 'Molecular Biology and Evolution'.

Noticias relacionadas

El receptor de la progesterona es un "ejemplo de cómo las variantes genéticas favorables que fueron introducidas en los humanos modernos por la mezcla con los neandertales pueden tener efectos en las personas que viven hoy", según el investigador Hugo Zeberg del Instituto Karolinska de Suecia y uno de los firmantes del estudio junto con sus colegas Janet Kelso y Svante Pääbo.

La progesterona en una hormona que tiene papel importante en el ciclo menstrual y en el embarazo, recuerda un comunicado del Karolinska, que colaboró en el estudio con el Instituto Max Planck para Antropología evolutiva de Alemania.

El análisis de datos de un biobanco con más 450.000 muestras, entre ellas 244.000 de mujeres, muestran que "casi una de cada tres mujeres en Europa ha heredado el receptor de progesterona de los neandertales". El 29% lleva una copia de ese receptor neandertal y el 3% tienen dos copias.

"La proporción de mujeres que heredaron este gen es aproximadamente diez veces mayor que para la mayoría de las variantes del gen neandertal", dice en Hugo Zeberg. "Estos hallazgos sugieren que la variante neandertal del receptor tiene un efecto favorable sobre la fertilidad".

Más protegidas ante un aborto

El estudio señala que "las mujeres que tienen la variante neandertal de ese receptor tienden a tener menos sangrados al inicio del embarazo, sufren menos abortos y dan a luz a más niños", resalta el comunicado.

Los análisis moleculares revelaron que esas mujeres producen más receptores de la progesterona en sus células, "lo que puede llevar a un aumento de la sensibilidad" hacia esa hormona y sirve de protección ante los abortos y el sangrado.