El grupo estadounidense de productos farmacéuticos y cuidado personal Johnson & Johnson (J&J) ha anunciado que suspende la comercialización en Estados Unidos y Canadá de su talco para bebés, sobre el que pende un gran numero de demandas judiciales por su supuesta vinculación con un tipo de cáncer, y justificó esta decisión aduciendo un cambio en la demanda y la "desinformación" sobre su producto.

Noticias relacionadas

"La demanda de los polvos de talco para bebé de Johnson en América del Norte ha decaído en gran parte por los cambios de los hábitos de los consumidores, avivados por la desinformación sobre la seguridad del producto y el constante aluvión de información sobre litigios", aseguró la firma farmacéutica en una nota en la que especifica que este producto representa el 0,5% del total de su negocio relacionado con la salud en EEUU.

A finales de 2018 aparecieron informaciones que apuntaban a que J&J conocía desde hacía décadas que sus polvos de talco contenían asbesto, un mineral de composición y caracteres semejantes a los del amianto y con efectos nocivos para la salud.

Desde entonces J&J se ha enfrentado a demandas en las que se acusa al fabricante de haber contribuido al desarrollo de cáncer de ovario de varias personas, extremo que la empresa niega.

En el comunicado, la compañía insiste una vez más en que "Johnson & Johnson sigue confiando firmemente en la seguridad de Johnson’s Baby Powder a base de talco" y en que continuará defendiendo "enérgicamente" la seguridad del producto y también contra "las acusaciones infundadas contra él y la compañía en las salas de los tribunales".

La compañía farmacéutica señala que el inventario existente en ambos países continuará vendiéndose hasta que se agote y precisó que sus polvos de talco para niños, hecho a base de almidón de maíz, seguirán comercializándose como hasta ahora.

En los tribunales

J&J enfrenta más de 16.000 demandas relacionadas con este producto en Estados Unidos, la mayoría de las cuales están pendientes ante la jueza de distrito Freda Wolfson en Nueva Jersey. Las denuncias aseguran que el talco de la compañía ha sido contaminados con asbesto y aumenta al riesgo de sufrir cáncer de ovario.

El pasado mes de abril, la compañía ha tratado de prohibir que todos los expertos de los demandantes testificaran, lo que habría eliminado todos los casos ante Wolfson, sin embargo, la jueza ha negado la petición y el proceso continúa. 

Según Reuters, estos polvos podrían haber afectado a más de 250.000 mujeres. Un estudio, impulsado por el Gobierno de EEUU, estableció que el riesgo para mujeres sanas que estuvieron en contacto con los polvos de talco de sufrir cáncer de ovario subiría un 13% en comparación con las mujeres que nunca lo utilizaron y aumenta hasta un 19% más de riesgo para las que los usaron al menos una vez a la semana.

La investigación fue publicada en el Journal of the American Medical Association y es una de las más amplias que se ha hecho sobre este tema.