Este año 2020, muchas personas, quizás la mayoría, están deseando terminarlo. Un año que sin duda nos ha tocado a todos de alguna manera, bien por lo vivido en otras personas, el dolor y el sufrimiento de las perdidas, los trabajos, la economía, esa “normalidad” tan apreciada y poco valorada en ocasiones, y la privación de libertad, movilidad y forma de relacionarnos.

Noticias relacionadas

Un año sin duda alguna nos ha puesto a prueba y ha hecho que volvamos a replantearnos muchas cosas, que paremos, que nos conectemos con lo esencial o que le demos un giro a nuestras vidas.

La gran pregunta que yo hago, ¿es que realmente quieres dar carpetazo al 2020? ¿Crees que una vez pasadas las 00.00 horas del día 31, todo habrá pasado?, ¿o quizás aún estamos a mitad de camino de superar algo que sin duda alguna nos aportará más enseñanza y actitud de la que nunca hubiéramos imaginado?

Como profesional y como psicóloga todos los años hago balance de vida, propósitos, recorrido del año, y me gusta plantearme objetivos, metas de crecimiento y mejora amable.

Este año 2020, a muchas personas se les ha quedado ese objetivo pendiente, o no han podido realizarlo: ese viaje, esa boda, ese reencuentro, ese proyecto profesional, etc. Esto nos ha enseñado que planificar a largo plazo está bien, pero que en muchas ocasiones es mejor ser flexibles y posponer determinadas circunstancias esperando a que la tormenta pase y el tiempo escampe.

Esto es tener una actitud de vida inteligente y es realmente discernir cuándo es necesario aceptar, parar, esperar, y cuándo es posible hacer algo para lograr los objetivos y metas de una manera amable y fluida.

Por eso para este 2021, lo primero que te recomiendo es la actitud de Discernimiento, esa capacidad super útil de darte cuenta cuándo determinar y decidir con respecto a ti y a tu vida, qué acción y qué opción elegir de manera que te vayas a hacer la vida más fácil y amable dentro de las circunstancias que nos toque vivir.

Otra recomendación para el 2021, para no caer en frustración, desasosiego o que el cansancio y el estar harta te haga sentir que esto no terminará jamás, es cultivar la paciencia. Esto que nos toca vivir tiene un proceso, y pasará, seguro que pasa, como todo en la vida. Lo único es instalarse en la paciencia, para saber comprender que todo pasa y vivir con la calma de que la temporalidad es necesario respetarla, al igual que respetamos y tenemos interiorizados que los meses tienen 30 días, que las estaciones tienen 3 meses, y que los días 24 horas.

La paciencia es la ciencia de la paz, es la conexión con nuestra paz interna, con saber que las cosas tienen su proceso y que lo único permanente es el cambio, esto no se quedará de manera estática para siempre, por eso confía en que esto también pasará.

Y ya que menciono la confianza, es importante y muy ayudador, recibir el 2021 con ese aire fresco de confianza y esperanza, que no es expectativa. Y pongo hincapié en esta diferencia, ya que la expectativa es algo que damos por hecho que sucederá, que esperamos suceda, y que si no sucede generalmente nos lleva a frustración a desánimo, y la esperanza, al contrario, nos mantiene vivos y genera posibilidad. Esas posibilidades pueden ser muchas y el cerebro las registra como eso, posibilidades, que puede que se den o que no, pero que nos conectan con la esperanza y mantener la llama viva de la confianza.

Por tanto, visualiza esas posibilidades amables para el año, aquellas que dependen de ti, y solo de ti, de tu actitud, y genera confianza en tu interior, en tu potencial como persona en tu capacidad de cambiar, de generar nuevas alternativas y posibilidades que hagan de tu vida algo incluso mucho mejor de lo que ya tenía antes de todo esto.

Por eso para este próximo 2021 recuerda:

Discernimiento, esperanza, paciencia y confianza. Esto conformará una gran actitud práctica y realista frente a la vida, una actitud asentada en pilares sólidos, el pilar de tu actitud, y una forma de estar en el mundo con inteligencia de vida que sembrará valores y aprendizajes que ningún tsunami podrá arrasar.

Te invito entonces a recibir y vivir el 2021 con una actitud en Positivo.

*** Ana Asensio es psicóloga y autora de Vidas en Positivo.