En una sociedad hipersexualizada, los jóvenes comienzan a buscar información sobre el sexo cada vez más pronto. Según los estudios de la Federación Española de Sociedades de Sexología, hay niños de ocho años que ya han visto su primera escena pornográfica. Los expertos consideran importante que se eduque a los más jóvenes para que los vídeos para adultos no se conviertan en su referencia a la hora de intimar con alguien y conozcan conceptos clave como el consentimiento, la intimidad o el amor propio.  

Noticias relacionadas

Conscientes de esta situación, dos sexólogas de Platanomelon, una de las webs españolas más punteras en productos eróticos, han decidido publicar ¡Entérate! un libro dirigido a los jóvenes que aborda de manera profesional "todo lo que nunca te han contado sobre sexo y relaciones". 

"Hoy en día vemos que los datos son un poco alarmantes. El 90% de jóvenes de 12 años ya han visto porno en el móvil. Antes de tener sus primeras relaciones adquieren su concepto de lo que es la sexualidad y cómo debería ser el sexo", explica a MagasIN María Hernando, coautora del libro junto a Mónica Branni. Y sentencia: "La pornografía no puede ser el referente en educación sexual". 

Ella considera el libro como su "granito de arena" y lo ve necesario porque "en las aulas no hay educación sexual y se relega a las casas con unos padres que no han sido educados sexualmente". "No tienen esas herramientas para poder llevar la educación sexual en casa", destaca.

Importancia de las emociones

De hecho, las autoras se decidieron a escribir el libro porque cada vez más adolescentes acuden a su consultorio online y vieron que muchos no saben dónde conseguir información fiable y exponer sus dudas. Así, en el libro tratan de manera didáctica y natural todo lo concerniente a las relaciones: desde el acto sexual hasta los aspectos emocionales que ello implica.

Portada del libro '¡Entérate!', de Platanomelon.

"En el consultorio hay preguntas de todo tipo, principalmente sobre las primeras veces, porque hay muchos miedos y estereotipos. También nos preguntan sobre cómo empezar una relación de pareja. Por eso en el libro intentamos hacer un recorrido: explicar cómo empezar una relación, plantear si es saludable, cómo poder dejar a alguien o incluso cómo poder aceptar una ruptura", cuenta Hernando.

"Y luego encontramos a personas que hacen consultas relacionadas con la autoestima o la autoimagen. Hay que trabajar cómo quererte a ti mismo, cómo valorarte, cómo respetarte a ti y a los demás, porque las vergüenzas y complejos afectan a muchos chavales, también a nivel sexual".

Sexualidad no es solo sexo

Tal y como ella expone, hay padres que no saben cómo hablar con sus hijos sobre sexualidad de manera natural, puesto que socialmente siempre ha sido un tema tabú. Pero es algo esencial porque "a nivel social estamos un poco descontextualizados. Tenemos una sociedad hipersexualizada pero no se enseña a los jóvenes a interpretar o a poder tener un pensamiento crítico hacia ello".

Además, para los progenitores que dudan sobre si enseñar a sus hijos educación sexual, ya sea a través de un libro o hablándolo en casa, Hernando deja clara una cosa: "No vamos a enseñar a los niños a tener orgasmos".

"La idea es enseñarles a que ellos puedan ser felices, seguros, que puedan tener relaciones consentidas y consensuadas. Está comprobado que la educación sexual sirve para que en el futuro estos jóvenes tomen decisiones responsables y que puedan identificar conductas o situaciones de abuso o discriminación"

Hablarlo desde la infancia

En este sentido, Hernando sostiene que "la temida charla" que muchas veces se tiene con los hijos cuando ya son adolescentes es llegar muy tarde y aconseja a los padres que se trate la sexualidad desde la primera infancia. "No es solo sexo, la sexualidad es un abanico muy amplio: las emociones, los sentimientos, pensamientos, nuestros comportamientos...". 

En definitiva, hay que ser consciente de que la sexualidad es "inteligencia emocional aplicada a la sexualidad". "A los niños se les enseña desde pequeños cómo tratar a los demás, cómo respetar… Es lo mismo. Es trabajar las emociones y poquito a poco, a medida que vayan creciendo, intentaremos solventar sus dudas más relativas al sexo. No hace falta que un padre le explique a sus hijos cómo tener relaciones sexuales, pero sí prepararles. Cómo conocer su cuerpo, el consentimiento, la intimidad… es importantísimo".

Para aquellos que no saben cómo introducir el tema, Hernando recomienda "aprovechar situaciones del día a día". "Con adolescentes va muy bien el momento en el que estáis viendo una serie. Si aparece por ejemplo, una escena de una relación y sale el tema de los celos, puedes preguntarle qué le parece, qué cree que son los celos, cómo entiende las relaciones de pareja… Hay que ir a su ritmo, ser receptivos, escucharles y ver qué saben".

Lo primordial es "transmitirles confianza y seguridad" desde que son pequeños y "demostrarles que estamos aquí para ellos". "Al final lo que cualquier padre quiere es que si sus hijos están en un problema o en un conflicto cuenten con ellos. Cuanto más natural tratemos el sexo en la familia, más facilidad tendremos para que el día de mañana nos pidan ayuda".