En Tenerife se ha encendido la polémica sobre la vestimenta en los institutos después de que Ana, una chica de 14 años, haya sido expulsada de clase en varias ocasiones por vestir con un top. Su padre ha denunciado públicamente los hechos y ha llevado al instituto ante los tribunales por lo que considera un caso de acoso por parte del centro y una "vulneración de los derechos de mi hija". 

Noticias relacionadas

Los hechos han ocurrido en el IES Anaga, un centro público de Tenerife, y el caso se hizo público después de que una alumna del instituto colgase en TikTok un vídeo criticando la nueva norma de vestimenta: "¿Odias tu instituto? En el IES Anaga tenemos una nueva norma: no podemos llevar tops, asillas o pantalón corto siendo chicas. Feliz 8M", reza el mensaje colgado por la joven. 

La publicación, colgada hace tres días, rápidamente se hizo viral llegando a superar los 50.000 likes, algo que agradeció posteriormente la chica.

No fue Ana, la alumna retirada de clase, la que colgó el vídeo, pero este post ha hecho que su caso se dé a conocer. "El TikTok no lo ha hecho mi hija, ha sido otra niña que se ha sentido aludida", aclaró este martes en la Cadena Ser Luis Alberto Díaz, padre de Ana

"Tápate"

Su hija fue retirada de clase por primera vez (en total la han sacado de clase en cuatro ocasiones) el 18 de mayo por llevar un top con unos vaqueros, un tipo de vestimenta muy común hoy en día entre las jóvenes. "El 95% de las chicas van así". 

@maarina.reyess

Dale mg y compártelo para que llegue a mi instituto ##fypシ ##parati ##lentejas ##🇮🇨 ##8M

♬ todo de ti rauw alejandrino araanmataas - araanmataas._

Al enterarse, Luis Alberto Díaz envió un escrito al centro pidiendo explicaciones por su actuación ya que "ella va vestida igual que siempre". "Quería que me dijesen qué norma ampara esta decisión", ha declarado en la Cadena Ser.

Solo tres días después, el viernes 21, vuelven a sacar a la chica de clase y Luis Alberto presenta un segundo escrito ya que, hasta ese momento, nadie le ha comunicado qué norma ampara la decisión. "Además, en este caso se la retira de un examen de Lengua", asegura. 

Pasan los días y el instituto continúa sin responder a sus escritos, por lo que se pone en contacto con la inspección escolar. El 24 de mayo manda un escrito a la inspectora de educación criticando la falta de respuestas y avisando de que va a proceder a interponer una denuncia

"A continuación de presentarlo, voy al juzgado de guardia a poner una denuncia por lo que considero acoso. Entiendo que se están vulnerando los derechos de mi hija por la vestimenta y sin darme una respuesta, que es lo más grave", ha afirmado en la Ser.

El día 24 de mayo, de nuevo, sacan a su hija de clase. Se pasa en un aula ella sola haciendo tareas desde las ocho de la mañana hasta las dos de la tarde, todo por su vestimenta. "Esto no es equitativo, no está recibiendo la enseñanza adecuada", afirma Luis Alberto, al que le consta que "se ha apercibido a otras chicas por la ropa diciéndoles cosas como 'tápate' y ese tipo de comentarios que no entiendo". 

La normativa

Ante esta situación cabe preguntarse si el instituto tiene una norma específica sobre vestimenta que la joven estuviese incumpliendo. Pues bien, el artículo 69 de las Normas de Organización y Funcionamiento, referido a la "indumentaria personal", señala:

"Está totalmente prohibido el uso de gorras así como cualquier prenda que cubra la cabeza. El alumnado deberá llevar una vestimenta adecuada y está totalmente prohibido el uso de cualquier prenda de vestir e incluso mochilas o maletas que sean susceptibles de ser consideradas inaceptables por las imágenes o símbolos
que muestren".

Artículo 69 de la normativa del IES Anaga, antes de ser modificada.

Asimismo, advierte de que "el incumplimiento de esta norma será considerada como una falta leve, aplicándose en su caso la normativa vigente". Todo ello sin aclarar qué vestimentas son "inaceptables".  

Sin embargo, según denuncia Luis Alberto, dicha norma, que aún se puede consultar en la página web del centro, fue modificada después de que él se quejase por las continuadas expulsiones de su hija.

"El día 26 de mayo me llama la directora del centro y me cita para el 27, junto con la inspectora. Ahí me indican que gracias a que me he quejado se ha celebrado un Consejo Escolar extraordinario y se ha delimitado la norma. Pero entremedias mi hija ha estado fuera de clase siendo castigada injustamente simplemente porque la norma no es clara". 

La dirección del centro no ha querido pronunciarse públicamente pero sí ha confirmado a Cadena Ser que la joven "no ha sido expulsada ni sancionada", sino que "fue advertida y nunca ha faltado a clase". 

Igualmente, desde el instituto afirman que "los alumnos deben llevar la vestimenta adecuada y discreta", y especifican que "no está permitido el uso de tops donde quede parte del cuerpo al descubierto. Tampoco escotes pronunciados, prendas con transparencias o shorts por encima del medio muslo".

Añaden además que "el incumplimiento de estas normas será sancionado con una falta leve" y que el Consejo Escolar de Canarias avala estas medidas. 

Machismo

El padre de la joven critica que el machismo y lo casposo de estas normas que, además, se centran principalmente en las chicas. "No podemos focalizar la atención sobre las niñas, no van provocando. Tienen 14 años y no pasa nada. Van guapas, no entiendo qué es lo decoroso. No va enseñando, que esto también es muy subjetivo. El tema de si es decoroso o no, ¿quién lo establece? No puedo entender que esto se deje a criterio de cada centro público".  

"A los alumnos no se les permite ir en pantalón corto, ¿por qué no se ha apercibido a ninguno? Siempre se focaliza en las niñas, las niñas son las provocativas, las malas, las que ponen cachondos a los chicos. Esto no es así. Los chicos van con su pedazo de tableta, marcando y nadie dice nada. Es que no tiene que pasar nada, cada uno va como considera", ha reflexionado. 

También ha puesto la vista en los adultos afirmando que "damos un mensaje contradictorio a los jóvenes". "Tenemos a nuestros políticos en el Congreso que van con corbata, sin corbata, con rastas, sin rastas, con el pelo rapado al cero, una señora se saca el pecho y da de mamar al niño... Eso es decoroso, ¿qué argumento me dan a mí para ser decoroso? Nuestra clase política es así y nosotros nos quejamos porque una niña vaya con un top de asillas". 

Luis Alberto ha asegurado que "la norma nueva se acatará" pero "veremos hasta donde llega". "Yo seguiré luchando porque estas cosas no sigan pasando en el siglo XXI, no me parece correcto", ha sentenciado.