El Gobierno de Brasil ha pedido a las mujeres del país que retrasen sus embarazos en la medida de lo posible por el riesgo que supone que se contagien de coronavirus. Desde febrero del año pasado han fallecido al menos 738 mujeres embarazadas o en posparto, según datos del Ministerio de Salud del país.

Noticias relacionadas

Brasil ha sido casi desde el principio de la pandemia uno de los países más afectados por el virus y actualmente está en el tercer puesto por número de casos por detrás de EEUU e India. Además, supera a India en número de muertes, más de 411.000. 

En las últimas semanas se ha producido un importante aumento de contagios y ha llegado a registrar más de 4.000 muertes diarias. Se cree que detrás de todo está una nueva variante del virus y se teme que pueda afectar en mayor medida a las embarazadas o mujeres puérperas. 

Coincidiendo con esta nueva ola, el Observatorio Obstétrico Brasileño Covid-19 (OOBr Covid-19) informó de que el número de muertes por Covid de mujeres gestantes o que han dado a luz se ha duplicado en 2021 en relación al promedio semanal de 2020. Así, según la encuesta, el año pasado hubo 453 muertes (10,5 muertes en un promedio semanal); mientras que en 2021, hasta el 7 de abril, se produjeron 289 muertes (22,2 muertes en el promedio semanal).

Los datos arrojados por SIVEP-Gripe (la plataforma utilizada por el Ministerio de Salud de Brasil) son todavía más dramáticos. Según la actualización realizada el 7 de abril, desde el inicio de la pandemia se registraron 9.479 casos de hospitalización por Covid entre gestantes y puérperas, con 738 muertes. También hay otros 9.784 casos de síndrome respiratorio agudo severo en los que los investigadores apuntan a Covid, que han resultado en 250 muertes. 

Por esa razón, el ministro de Salud, Raphael Parente, ha pedido que las mujeres aplacen sus embarazos. 

"Si es posible, posponga un poco el embarazo, para un mejor momento, cuando lo puedan tener con más tranquilidad. Sabemos que en el momento del Zika, durante uno o dos años, hubo una disminución de embarazos en Brasil, y luego aumentó. Es normal. Obviamente no podemos decirle esto a alguien que tiene 42 o 43 años, pero para una mujer joven que puede elegir su momento, lo más apropiado ahora es que espere hasta que la situación se calme", dijo.

Según el diario brasileño Globo, Parente adujo que el embarazo es, "por definición, una condición que favorece la trombosis", uno de los efectos que puede provocar la Covid-19, "lo que puede hacer que la enfermedad sea aún más peligrosa durante el embarazo". 

A este respecto, ya en marzo el Ministerio emitió una ordenanza en la que recomendaba la vacunación a mujeres embarazadas con enfermedades previas y también autorizaba a aquellas que no formen parte de grupos de riesgo "después de someterse a una evaluación de riesgos y beneficios". 

Falta de recursos 

Uno de los motivos a los que se achaca este aumento en la mortalidad es la falta de material y personal médico, así como el colapso de muchos hospitales del país. Son muchas las familias de mujeres fallecidas las que han denunciado la situación a los medios brasileños.

Un ejemplo muy mediático ha sido el de María Laura Prucoli, cuya familia denunció públicamente que el hospital no tenía medicamentos para la intubación (concretamente un tipo de bloqueador neuromuscular) y ellos tuvieron que conseguirlo por su cuenta, gastándose 11.000 reales brasileños.

La joven, de 23 años, entró en el hospital embarazada y tuvo que someterse a una cesárea de urgencia, falleciendo poco después. Además, su hija recién nacida pasó 15 días hospitalizada por Covid.

"No teníamos forma de tragarnos lo que pasó sin quejarnos. Negaron que faltara el medicamento, pero sabíamos que sí. Era importante denunciarlo porque, sólo después de eso, llegó la medicina", declaró María Amabile Prucoli, tía de María Laura, a Globo.