Las mujeres embarazadas que hayan recibido la vacuna de la Covid-19 transmiten los anticuerpos a los recién nacidos. Así lo ha confirmado un estudio realizado en Israel que ha analizado la sangre de los cordones umbilicales de 40 recién nacidos, y que muestra que puede ser beneficioso vacunar a las embarazadas, pese a que en un principio había dudas al respecto. 

Noticias relacionadas

El estudio, considerado el más grande de su tipo según The Times of Israel, descubrió que todos los bebés tenían un fuerte suministro de anticuerpos, al igual que sus madres, que habían sido vacunadas con Pfizer.

Hasta ahora había estudios que mostraban que mujeres que se hubiesen infectado de coronavirus durante la gestación les podían pasar los anticuerpos a los fetos a través de la placenta. Asimismo, tal y como explicó la doctora Mónica Aura a MagasIN, las autoridades sanitarias recomendaban que las embarazadas no se vacunasen, "no porque la vacuna vaya a ser mala, sino porque realmente a no existe suficiente evidencia científica sobre su efecto en ellas". 

Por esa razón, el hallazgo de los investigadores israelíes "es importante y tranquilizador". "Sugiere que las madres vacunadas pasan la protección de la Covid-19 a sus bebés antes de que nazcan", dijo a The Times of Israel la profesora Dana Wolf, jefa del departamento de virología de Hadassah.

Además de la investigación israelí, recientemente el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades, la Organización Mundial de la Salud y otras instituciones han apoyado recientemente la vacunación de las mujeres embarazadas. 

Los bebés del estudio nacieron de madres de distintas edades, que habían recibido la segunda inyección de la vacuna al menos una semana antes del parto. Los resultados parciales, que cubren la mitad de los bebés examinados, se publicaron en línea, aunque cabe apuntar aún no ha sido revisada por pares, un paso clave y necesario del proceso científico.

Caso de Florida

Todo parece apuntar a su veracidad, ya que el martes se conoció otro caso similar en Florida (EEUU), donde un bebé nació con anticuerpos de una madre vacunada durante el embarazo.

En este caso, la mujer, una profesional sanitaria que ha trabajado en primera línea durante la pandemia, recibió la primera dosis de la vacuna de Moderna a las 36 semanas de embarazo, según informó la cadena NBC12.

No obstante, tal y como comentó el pediatra de Florida Chad Rudnick a NBC12, todavía queda por determinar "cuánto tiempo durará esta protección" en los bebés. "Tienen que averiguar a qué nivel de protección o cuántos anticuerpos necesita tener un bebé en circulación para poder brindarle protección".

Un estudio global

Diferentes centros de investigación están trabajando en este sentido para esclarecer el efecto de las vacunas contra la Covid-19 en las embarazadas y sus hijos. Así, a finales de febrero Pfizer y BioNTech anunciaron que habían administrado la dosis a las primeras participantes de un estudio global para seguir evaluando la seguridad, tolerabilidad e inmunogenicidad de su vacuna en embarazadas.

"Estamos orgullosos de iniciar este estudio en mujeres embarazadas que tienen un mayor riesgo de complicaciones y de desarrollar Covid-19 grave. Por eso es fundamental que desarrollemos una vacuna que sea segura y eficaz para esta población", declaró el vicepresidente senior de Investigación y Desarrollo Clínico de Vacunas de Pfizer, William Gruber.

El ensayo de fase 2/3 está diseñado como un estudio aleatorizado, controlado con placebo y ciego a los observadores en aproximadamente 4.000 mujeres embarazadas sanas de 18 años o más vacunadas durante las 24 a 34 semanas de gestación.

Se evaluará la seguridad, tolerabilidad e inmunogenicidad de dos dosis de la vacuna o de placebo administradas con 21 días de diferencia. Cada mujer participará en el estudio durante aproximadamente 7 a 10 meses, dependiendo de si fue aleatorizada para recibir la vacuna o el placebo.