La ministra de Igualdad, Irene Montero, ha querido insistir en el arranque de este 8-M, en el derecho de las mujeres a la conciliación de la vida laboral, familiar y personal, "que siempre nos olvidamos de ella"; pero no ha podido escapar al tema más polémico que persigue a su Ministerio: la Ley trans.

Noticias relacionadas

En una entrevista en RNE, donde le han preguntado por el manifiesto que han lanzado cargos y militantes de Podemos que reclaman más debate sobre la Ley trans, Montero ha asegurado que no hay más participación pública porque la norma está paralizada por el PSOE: "Yo quiero que se empiece a tramitar también para que podamos ver ese debate público y podamos escuchar a todo el mundo con la oficialidad y con el rigor que exige una ley de Gobierno".

"Si yo le pido al Partido Socialista que desbloquee la tramitación de la Ley trans es precisamente porque la forma que tiene el Gobierno de debatir las iniciativas legislativas que impulsa es su tramitación", ha añadido.

De hecho, según ha explicado Irene Montero, "la ley de Gobierno prevé los periodos de consulta, de relación con las organizaciones de la sociedad civil y con cualquier ciudadano y ciudadana que quiera participar como parte obligatoria de su tramitación".

Respecto al debate interno que le exigían estos más de 1.000 cargos y militantes morados, la ministra de Igualdad ha asegurado que su partido siempre ha llevado la defensa de los derechos de las personas trans en sus programas electorales y en sus congresos y que estos acuerdos han sido ratificados por cientos de miles de militantes en cada acto.

"Por suerte en Unidas Podemos, la libre determinación de la identidad de género se ha debatido en cada proceso congresual y en cada proceso electoral. Está presente en cada documento de programa electoral con el que nos presentamos a las elecciones y en cada proceso congresual que como saben son votados por centenares de miles de personas por tanto Unidas Podemos siempre ha tenido un compromiso con los derechos de las peronas trans".

Por eso, ha querido dejar claro "a las personas trans que sus derechos no pueden esperar y que la ley trans va a ser ley porque es lo más importante".

8-M

Respecto a la polémica por los actos convocados por este 8-M, uno de ellos por la vicepresidenta Carmen Calvo, Montero ha querido dejar claro que "los actos institucionales los organizamos, como corresponde, los ministerios competentes y tenemos el compromiso del presidente del Gobierno también con la celebración y el acto institucional que va a ser un reconocimiento a las mujeres que han sostenido la vida en todos estos duros meses de pandemia".

Además, ha insistido en que no tiene un conflicto, y menos personal, con la vicepresidenta primera: "Con Carmen tengo una buena relación, a mí no me gusta personalizar las tensiones y en un gobierno de coalición se toman colectivamente. Yo con Carmen puedo tener diferencias políticas, más que con Carmen con el PSOE, cuando bloquea la tramitación de legislaciones que estaban en el acuerdo de Gobierno".

Por su parte, Carmen Calvo, en una entrevista en La 1, también ha querido negar que la Ley trans divida al feminismo y ha advertido de que sus debate con Irene Montero son los mismos que tiene con otros ministros y ministras que tienen que sacar alguna normativa importante.

"Esta ley va a acabar previsiblemente en el Tribunal Constitucional y yo no quiero que dentro de tres o cuatro años tumben algo en lo que yo he estado ahí", ha justificado su trabajo.

Aún así, la vicepresidenta ha querido dejar claro que el Gobierno tiene un compromiso con los derechos LGTBI y que no hay ruptura en el feminismo por este tema, sino que opina como opina de otros temas como ecología, legislación laboral...