"¡Hola! Hoy es 8 de marzo y no ponemos el logo morado, no queremos ser como esas marcas que por postureo se suben al carro". Así comienza la atrevida canción elegida por Correos para el Día Internacional de la Mujer, en la que abogan por luchar por la igualdad todo el año. 

Noticias relacionadas

De esta manera, Correos se rebela contra la capitalización que muchas veces se hace de luchas como la de la mujer o la del colectivo LGTBI. Y es que cada vez son más las marcas e instituciones que tiñen del color correspondiente sus redes sociales o productos, en días señalados, para mostrar al mundo que apoyan estos movimientos. Una estrategia que a genera debate sobre si beneficia o no a la causa.  

Y es que Correos se niega a poner el logo morado "pa' mañana tener que quitarlo". "¿Vamos a cambiar el logo en nuestras redes sociales por una versión en morado? ¡No! ¿Vamos a vender algún producto morado? ¡No! ¿Vamos a usar lenguaje inclusivo solo hoy? ¡Tampoco!", continúa el original vídeo, subido a las redes sociales por el 8-M. 

Es cierto que Correos ha hecho este tipo de acciones en el pasado. Mismamente el año pasado lo hizo por el 8-M, y en junio de 2020 hubo una fuerte polémica por su campaña para el Orgullo, cuando añadieron la bandera arcoíris en sus buzones y furgonetas bajo el mensaje "no sólo amarillo". 

Sin embargo, como admiten en su campaña, es mejor no poner el logo morado "y ser feministas, pero solo un rato". Así, Correos muestra cómo la institución ha ido implementando medidas de igualdad desde el siglo XIX hasta la actualidad.

Desde la entrada de mujeres en 1830, la incorporación de la primera telegrafista en 1881 hasta la paridad de plantilla en 2015, Correos muestra que "seguimos avanzando" para lograr su siguiente objetivo: paridad en los puestos de alta responsabilidad. "Somos más de esto que de ponernos el logo morado", concluye.