Gemma Puxeu (41 años) llegó a Madrid por amor. Durante muchos años, los viñedos y los vinos fueron el hábitat natural de esta enóloga que trabajó lo suyo para una filial de Freixenet. Sin embargo, cuando aterrizó en la capital no había ni bodegas ni uvas a las que poder engancharse y tuvo que reinventarse, crearse una nueva vida que ha supuesto un ascenso tras otro a nivel laboral.

Noticias relacionadas

"Empecé hace cuatro años en una inmobiliaria pequeñita. Y me atrapó ese mundo porque pasé de trabajar con cosas a hacerlo con personas, historias, emociones... Hace dos años mi marido, que era actor, quiso venirse conmigo porque su sector estaba muy tocado y buscamos una empresa que nos diera formación, que nos dejara crecer y ser nuestros propios empresarios".

Y así nació Zome en Madrid, con un socio portugués y en manos de una mujer que es "un poco cohete" y en dos años tenía un equipo definido, una sede, formadores... y la única aplicación en el mundo a través de la cual se puede comprar una vivienda (Zome NOW).

Gemma Puxeu, trabajando en Zome. Cuco Cuervo

"Zome NOW surge por necesidad. Llega la pandemia y vimos que algunas cosas de nuestro trabajo podíamos solucionarlas, como visitas virtuales 360, con directos en Instagram para tener a varios compradores online y hasta openhouse, pero el tema de comprar costaba. Zome es una empresa supertecnológica y vimos que ahora que estábamos tan acostumbrados a comprar con el móvil cualquier cosa, tenía que poder hacerse también con una propiedad".

Tardaron poco más de dos meses en preparar una aplicación única que cuenta con todas las garantías legales para que se convirtiera en la primera plataforma que permite iniciar los trámites de la compra de la vivienda a golpe de clic con un resultado abrumador.

"El mercado inmobiliario no ha caído con la pandemia ha cambiado. En Madrid hemos notado que desagraciadamente estamos gestionando muchísimas herencias y muchos pisos que estaban destinados al alquiler turístico o Airbnb y que han salido a la venta por esta situación", aclara Gemma.

Tres meses de espera

Además, advierte de que no existe tanta bajada de precios como la gente se cree puesto que se ha rebajado de media un 5%, "que no es nada significativo y está muy lejos de la del año 2008, que fue del 56%". Por eso, no es de extrañar que el tiempo de espera que tiene una casa a través de esta plataforma sea de unos tres meses, muy lejos de los 8 que pasa de media en la Comunidad de Madrid.

"La ventaja de la aplicación es que evita riesgos de contacto físico y con el papel. Además, también acelera muchos los procesos. La aplicación es muy intuitiva y fácil de utilizar y no tienes ni que moverte. Lo puedes hacer desde casa".

Cuco Cuervo

La oficina de Zome con el impulso de Zome NOW ha cerrado en el año 2020 con una media de 35 transacciones cerradas al mes, es decir, más de una vivienda vendida o alquilada al día. En mitad de la tremenda crisis que están sufriendo muchos sectores, la oficina que dirige Gemma Puxeu ha acabado con 600.000 euros de beneficios.

"Unas cosas se venden más y otras menos. Por ejemplo, la crisis está haciendo que se vendan antes las herencias. Antes de la Covid-19, solía ser muy lento el hecho de poner a la venta la propiedad porque si había varios herederos tenían que ponerse de acuerdo y muchas veces esperaban a ver. Pero ahora, por desgracia, es mucho más común que varios de los hijos tengan necesidad de recurrir a su venta rápida por problemas económicos", explica Gemma.

Lo que sí se ha hundido en el mercado inmobiliario son los locales y las oficinas: "Ha subido mucho la oferta y ha caído la demanda estrepitosamente", explica esta experta que también señala la paralización de ventas de viviendas a extranjeros por el cierre de fronteras. "Yo creo que es momentáneo, porque en cuanto se pueda volver a viajar, se reactivará de nuevo".

En cualquier caso, y gracias a su aplicación, Zome ha seguido firmando compraventas con portugueses y suizos.

Cómo funciona

Pero ¿cómo funciona la aplicación? "El pago se hace con tarjeta porque no puede hacerse por transferencia, aunque no es necesario que tengas 300.000 euros en la cuenta. Desde tu móvil o tu ordenador puedes estar viendo casas en Zome y si te decides por una, porque está en la zona que quieres, es el tamaño que buscas, y el precio es bueno y no quieres que te la quiten, con un depósito de 6.000 euros haces la reserva de esa propiedad y en cuanto lleguen tus datos ya nos ponemos en contacto", explica.

Gemma aclara que hay compradores que han llegado a la firma del notario sin ni siquiera pasar por la propiedad. "Nosotros trabajamos con arbitraje notarial, que es un grupo de notarios y abogados que se han unido para dar este servicio, y se puede hacer hasta el contrato de arras de forma digital en el teléfono. Lo único que hay que hacer presencial es la escritura en una notaría".

Y la pandemia incluso ha venido a agilizar este trámite para que no exija más movimientos de los necesarios: "Si eres extranjero tienes que tener un NIE para comprar en España por lo que suelen venir ellos o dar poderes a su abogado o consultor inmobiliario para que firme. Pero lo que ya se puede es firmar el comprador en Madrid y el vendedor en una notaría de la ciudad de España donde viva, evitándose viajes o confinamientos".

Alquileres

También se ha notado mucho cambio en el mercado del alquiler, sobre todo en los primeros meses de la pandemia, donde había mucha gente cambiando el centro de Madrid por las afueras: "Buscaban terraza, jardín y, al menos, luz porque hay gente que vivía en interiores en el centro".

Es verdad que el alquiler de pisos no es el negocio principal de Zome pero lo que les llega, se alquila pronto, en cinco o seis días como mucho, y con visitas rápidas. "El precio ha subido más en el extrarradio por la mayor demanda y en el interior de la M-30 se ha mantenido".

Gemma confiesa que cuando llega a casa, su fuente de energía sigue siendo abrirse una buena botella de vino. "Voy muy a menudo al Priorat, de donde soy, y donde muchos de mis amigos son enólogos, tienen bodegas... cojo toda mi energía". 

Esta enóloga reconoce que entre bodegas y viñedos no había muchas mujeres para compartir, puesto que sigue siendo un sector muy masculinizado, pero el de compraventa de viviendas es otra cosa. "En el sector inmobiliario somos mayoría porque uno de los caballos ganadores de esta profesión es la flexibilidad, el poder compaginar la vida laboral con la personal. Es lo que tiene ser tu propio jefe".

Zome NOW tiene planes para extenderse por otras zonas de España, ahora sólo está en Málaga y en Madrid, pero también de cruzar el charco a América, aunque están esperando a que la pandemia dé una tregua.

Sin embargo, Gemma sabe que la venta de casas a golpe de click es una nueva fórmula que ha llegado para quedarse aunque recuperemos cierta movilidad, porque comprarse una vivienda resulta así igual de fácil que comprar una lavadora.