La reconocida periodista y feminista estadounidense, Gloria Steinem, de 86 años, ha celebrado la elección de Kamala Harris como primera vicepresidenta de EEUU y ha mostrado su alegría de que por fin una mujer llegue a la Casa Blanca, afirmando que "posiblemente sea la próxima presidenta"

Noticias relacionadas

Steinem, conocida como "la feminista más famosa del mundo", ha participado este miércoles de forma telemática en la jornada inaugural del congreso Santander WomenNOW RESET, organizado por Vocento. Durante dos días se tratarán temas como el feminismo, la integración del talento femenino en la ciencia o la situación laboral de las mujeres tras la crisis provocada por el coronavirus. 

Entrevistada por Lourdes Garzón, directora de WomenNOW, Steinem ha hablado sobre su trayectoria en el movimiento feminista, cuando se alzó como una de las líderes de la segunda ola; The Glorias, la película sobre su vida y que se estrenará este viernes; y la situación de las mujeres en la actualidad. 

A la izquieda, Lourdes Garzón; a la derecha, Gloria Steinem, vía streaming desde California. WomenNOW

En este sentido, ha alabado a la que será próximamente vicepresidenta de su país, asegurando que es "un ser humano maravilloso". "Es una persona muy inclusiva en el sentido democrático y al mismo tiempo es muy firme en su apoyo a la ley y tiene un gran sentido del humor", ha declarado.

Aunque ha lamentado que EEUU vaya "atrasado" con respecto a los países europeos en la llegada de las mujeres a puestos de poder en política, se ha mostrado esperanzada por el gobierno que está formando Joe Biden y que "es un mayor reflejo de nuestro país". 

"En conjunto, me siento muy orgullosa de que ella -Kamala Harris- esté ahí, me parece que es un gran avance para nosotros, pero estamos muy atrasados con respecto a otros países europeos. Pero estas elecciones están siendo oportunidades históricas. Con Obama fue un gran avance, pero ahora creo que es más inclusivo".

De la misma forma, también ha elogiado a las más jóvenes que han conseguido un asiento en el Congreso de EEUU y que han "revitalizado nuestras Cortes", como es el caso de Alexandria Ocasio-Cortez (AOC). "Ella es un ejemplo excelente de una representante política. Es muy inteligente, una fabulosa comunicadora, es muy inclusiva... Ha revitalizado nuestras Cortes generando estos grupos de mujeres. Ha marcado la diferencia, mucha gente se siente representada".

Además, ha pedido perdón por el gobierno de Donald Trump, de quien ella es una firme detractora, y lo ha calificado como un "accidente histórico". "Él es una persona lamentable como candidato. Yo soy de Nueva York, y él reside allí, pues bien: el 96% de los neoyorquinos votaron en contra porque le conocemos. Fue un accidente histórico".

La revolución

Gloria Steinem fue una de las principales activistas que luchó por la Enmienda de Igualdad de Derechos (ERA, por sus siglas en inglés) a principios de los 70. Durante su campaña pronunció una de las frases más icónicas: "No es una reforma, es una revolución". Pues bien, cree que esa revolución por la que lleva luchando desde hace más de 50 años, por fin ha llegado, y lo he hecho para quedarse.

"En los 60-70 nos veían como una especie de grupo extraño, rebelde, que estaba en un rinconcito. Lo que creo que ha cambiado es que ahora es un movimiento mayoritario. Todo lo que apoya ahora el feminismo como el derecho a decidir sobre su cuerpo o la igualdad salarial es algo mayoritario, aunque aún no lo hayamos conseguido".

Para que esta revolución, "que no requiere armas militares", termine de cumplirse, Steinem opina que tiene que haber un cambio generacional y una evolución en la unidad familiar.   

"Hay un grupo muy grande de mujeres líderes de todas las edades y situaciones y todas se sienten conectadas entre sí. Están cambiando las mentes y los sentimientos, pero todavía no hemos cambiado la unidad familiar. Hasta que no tengamos familias democráticas y los hombres se puedan desarrollar criando a los hijos, y nosotras nos podamos desarrollar más fuera de casa, no tendremos una sociedad democrática que aproveche todos nuestros talentos". 

MeToo y Black Lives Matter

Y se muestra optimista sobre esta transformación porque, aunque es más lenta, "también es más profunda", como ha ocurrido con el surgimiento de movimientos como el MeToo que, según la escritora y fundadora de la revista feminista MS, también va a permanecer. 

"He visto que yo misma he progresado lentamente. Por ejemplo, vi a un grupo de mujeres de la universidad que en los 70 describieron lo que sufrían en sus trabajos y se comenzó a usar el término de 'acoso sexual'. Lo pusimos en la revista y se vendió al completo. Luego, esto llegó a la ley contra la discriminación sexual, poco a poco se convirtió en un problema nacional y al mismo tiempo se volvió algo importante en otros países", ha recordado.

Paralelamente, y en relación al Black Lives Matter, otro importante movimiento social surgido en EEUU, Steinem ha destacado el significativo (y muchas veces invisibilizado) papel de las mujeres negras en el feminismo.

"En mi país las mujeres afroamericanas siempre han estado por delante de la mayoría de las mujeres blancas en su comprensión de la necesidad de la igualdad. En los años 70, el 90% de las negras estaban a favor de la liberación de las mujeres -de la ERA-, frente al 50% de las blancas".

Su mayor visión de la desigualdad se debe a su "experiencia mutua de raza y sexo como fuentes de discriminación" y Steinem denuncia que "la multiplicación de ese tipo de discriminación" provoca que haya una "desproporción en el número de mujeres negras como nuestras líderes".